COLUMNA CONJETURAS – Se rebela El SNTE

 

El Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño encara un nuevo frente en la implementación de la Reforma Educativa. Esta vez miles de trabajadores afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de los Estados de Nuevo León, Baja California y Tabasco salieron a las calles para manifestar su inconformidad de cómo se está implementando la reforma educativa.

Entre los reclamos que hicieron a las autoridades educativas en los susodichos estados y a la federación es el hecho que no se está cumplimentando algunas normas de las leyes secundarias de la mencionada reforma, entre otras, el no incrementar los salarios a quienes luego de haber hecho su evaluación obtuvieron una calificación de excelencia; que no se respeta el mérito profesional para ascender a puestos de mayor responsabilidad como lo son en la designación de inspectores de zona, subdirectores y directores y que hasta ahora son designados los llamados comisionados sindicales; y tener claro cuál será el modelo de educación que se implementará en los próximos años; otro reclamo más –en coincidencia con el SNTE- el que las evaluaciones son demasiado engorrosas y abstractas por lo que considera que más que evaluar el conocimiento académico-pedagógico de los maestros tiene un tufo punitivo sobre todo para aquellos docentes que trabajan en zonas marginadas; además exigen que no se cumple en tiempo y forma la promesa de crear  nueva infraestructura escolar, capacitación y el equipamiento técnico-pedagógico a las escuelas que a decir del Presidente Enrique Peña Nieto se invertiría este año 25 mil millones de pesos.

Esta nueva insurgencia magisterial del sindicato mayoritario tuvo resultados inmediatos de parte del dirigente nacional del SNTE, Profr. Juan Díaz de la Torre y del Secretario de la SEP, Aurelio Nuño.

Lo que la CNTE no ha logrado con sus bloqueos y movilizaciones ambos personajes sostuvieron una mesa de diálogo el pasado miércoles en la cual el dirigente magisterial retomó las demandas de sus agremiados previendo que de no hacerlo  podrían expandirse esas protestas públicas por todo el país.

En ese encuentro se acordó hacer una revisión de la ley del Sistema Profesional de Carrera Docente, mejorar el sistema de evaluación y garantizar los derechos laborales de todos los trabajadores de la educación.

Esta nueva posición del Secretario de Educación contrasta notablemente  con la que ha asumido hasta la fecha con los líderes de la CNTE en la que se muestra irreductible ante las demandas del gremio disidente.

Sin embargo parece que el Gobierno Federal enfrentará el problema de la Reforma Educativa flexibilizando su posición inicial puesto que el lunes pasado el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong entregó una propuesta de dialogo de tres puntos a los dirigentes de la CNTE, entre ellos el que se considere buscar acuerdos entre las partes para una mejor implementación de la reforma educativa. Días después el presidente Enrique Peña Nieto a pregunta de un reportero sobre el tema respondió que la abrogación o la modificación de algunas leyes de esa reforma no es de su competencia sino que tiene que plantearse ante el Congreso de la Unión.

En este mismo sentido el día de ayer senadores del PRD se pronunciaron por la instalación de una mesa de diálogo con los dirigentes de la CNTE y del SNTE con el propósito de escuchar sus planteamientos y de ser necesario adicionar o reformar algunas de las leyes reglamentarias de la reforma educativa sin que esto quiera decir su abrogación. Los senadores perredistas exhortaron a los líderes de las otras bancadas partidistas para atender esos reclamos.

Esta nueva actitud del Gobierno Federal en el tema que nos ocupa es fácil de entender; de continuar aplicando la ley a rajatabla potenciaría el movimiento de la disidencia magisterial agrupada en la CNTE ante la evidente rebeldía de algunas secciones magisteriales del sindicato mayoritario  que podría desbordarse  por todo el país.

Habrá que esperar cual será la posición de la CNTE a este replanteamiento de la reforma educativa que hizo el dirigente del SNTE, Juan Díaz de la Torre.

Esta respuesta la tendremos seguramente el próximo lunes cuando se reúna con el Secretario de Gobernación.

Por lo pronto se abre una rendija a lo largo de un túnel que parecía no tener salida.

Es obvio que Aurelio Nuño y Miguel Ángel Osorio Chong se estarán jugando en estas negociaciones sus aspiraciones a la Presidencia de la República en el 2018. A ninguno de ellos le conviene provocar un polvorín popular que se extienda por toda la nación…

Estimado lector: si deseas consultar u opinar sobre los temas de esta columna visítanos en nuestra página http://conjeturas-cruzangulo.blogspot.com/

Comentarios