El campo es un caos, dicen productores a Navarro Quintero

Tepic, Nayarit.- Si se puede tener un campo productivo, competitivo, que recupere su esplendor, deje de ser un caos, genere desarrollo en la zona rural y elevar la calidad de vida de todas las familias nayaritas no solo campesinas, afirmó Miguel Ángel Navarro Quintero, Promotor de la Soberanía Nacional en la entidad y líder de la asociación ciudadana “Juntos por Nayarit”.
Entre las principales mecanismos de solución expresados por Navarro Quintero a productores del campo están, mejorar la infraestructura, contar con programas para cada rama de producción, implementar proyectos que detonen la actividad con corredores agroindustriales generadores de empleo; que existan mecanismos de control para que los apoyos gubernamentales lleguen a los productores, acercar procesos de capacitación y asistencia técnica, combatir las prácticas monopólicas y de corrupción, cerrar la cadena productiva hasta la comercialización entre otras iniciativas.
Luego de escuchar a productores agrícolas principalmente de la costa y zona norte de la entidad, Navarro Quintero habló de promover la tecnificación del campo, la inversión, la investigación e innovación, fortalecer la vinculación entre las instituciones académicas que forman a profesionistas especializados, con los campesinos y desde luego, diseñar e implementar políticas públicas sustentables, eficientes, eficaces y honestas.
El también Promotor de la Soberanía Nacional de Morena propone un nuevo modelo para el campo nayarita basado en una Economía Social, como instrumento eficiente para potencializar la capacidad productiva de las regiones, considerando la vocación de la tierra y la tendencia del consumo interno, nacional y global para generar una transformación de la actividad agrícola en la entidad y en equilibrio con la economía del mercado.
Sin descartar que la transformación del campo mucho tiene que ver con la voluntad política, con una visión de estado, Navarro Quintero previamente escuchó con atención la descripción que realizaron los productores que en términos generales fue, la de un campo abandonado, rezagado, insuficiente infraestructura para la producción, despojos, invasión e incertidumbre jurídica en la posesión de la tierra; falta de capacitación y asistencia técnica, plagas y enfermedades en los cultivos, altos costos en insumos y servicios, así como dificultades para la comercialización de los productos.
Al seguir con la descripción de lo que para ellos es una realidad que no se puede ocultar y de calificar la situación como caótica, los productores, explicaron a Navarro Quintero que existen muchos campesinos que para producir, recurren a particulares para obtener créditos, si la cosecha no fue la esperada tienen pérdidas, no pueden pagar por lo tanto, pierden todo “hasta la camisa y huaraches” o son víctimas de “otro tipo de plagas como son los ‘coyotes’, acaparadores y agiotistas pero también, instituciones crediticias como cajas de ahorro dizque solidarias” que prestan con altos intereses y luego inician procesos en contra de ellos.
Aseguraron que nadie los apoya, “estuvimos en el Congreso del Estado y no hubo respuesta de los diputados, no hay organizaciones campesinas que verdaderamente vean por los productores del campo”, manifestaron preocupación porque “existen muchos casos de compañeros que están perdiendo su tierra que es su único su patrimonio, no tienen ni para comer, caen en desesperación y hasta depresión”,
Finalmente un tema de gran relevancia en el dialogo entre productores agrícolas y Navarro Quintero fue la seguridad alimentaria como un requerimiento indispensable para el bienestar y una condicionante de la soberanía y estabilidad social y para lo cual los gobiernos tiene la responsabilidad de implementar políticas que ayuden a resolver los problemas antes planteados, coincidieron.
En la zona rural nayarita radica la tercera parte de la población total del estado, la mayoría de ellos padece de pobreza, con bajo desarrollo humano, la migración de jóvenes a las ciudades es alta porque cada vez están menos interesados en producir la tierra.

Comentarios