En Jala, la gente también fue a visitar a sus muertos

 

 

En el municipio de Jala, cientos de personas asistieron los días primero y dos de noviembre al panteón para visitar a sus santos angelitos y pasar la noche con los demás familiares que ya se adelantaron en el camino.

Para enriquecer la celebración, se organizó un concurso de altares, catrinas y bailables y a quienes ganaron los primeros lugares se les entregaron cantidades en efectivo y reconocimientos.

El panteón y sus alrededores estuvieron vigilados por las policías municipal y del estado, así como por elementos de tránsito del estado, quienes se encargaron de facilitar la vialidad para que no pasara algún accidente.

Sin embargo, fue notorio que el día 2 el panteón lamentablemente se encontraba con poca asistencia y los comerciantes ubicados en la calle estaban preocupados por esa situación pero no perdían la fe en que podrían llegar de un rato a otro las personas que no pudieron estar la noche anterior y así tener una mejor venta. En esta calle se podía encontrar venta de flores de cempasúchil, coronas, dulces, bolsas con fruta, entre otras cosas más.

La celebración arrojó un saldo blanco puesto que siempre contó con buena coordinación de los elementos de seguridad.

Comentarios