Sospechan que Pepa Alvarado y su tesorera negocian millonario “moche” con empresa de alumbrado público

El alcalde de Ixtlán del Río, Pepa Alvarado, y la tesorera Isela del Socorro González Gómez podrían estar negociando un millonario “moche” con la empresa privada a la que se pretende entregar el servicio de alumbrado público del municipio, denunciaron trabajadores que están bajo las órdenes de Martín Aguiar Rentería, coordinador de Alumbrado Público del ayuntamiento local.
Los denunciantes dijeron que no es necesario privatizar el servicio de alumbrado público de Ixtlán del Río porque aquí existe personal capacitado para darle excelente mantenimiento a toda la red existente y prueba de ello es que cuando reciben el reporte de que alguna lámpara no prende, acuden a cambiarla en menos de 24 horas. “Además, definitivamente es mejor el alumbrado actual, con lámparas de vapor de sodio, porque las lámparas led sólo abarcan áreas pequeñas y dejan a oscuras grandes extensiones, lo que aumentará el vandalismo y los robos a casas habitación, negocios y vehículos. Si se pide a la empresa privada que coloquen más lámparas para iluminar áreas mayores, el pueblo de Ixtlán tendrá que pagar mucho más dinero, y eso se va a convertir en un barril sin fondo, gracias a Pepa Valera y su tesorera”, dijo uno de los denunciantes.
Por otra parte, algunos regidores que no están de acuerdo con la pésima administración de Pepa Alvarado, advirtieron que el contrato de privatización del alumbrado público es desventajoso para el municipio porque la empresa IUSA Medición SA de CV pretende quedarse con una ganancia millonaria durante 10 años sin invertir de su bolsa los recursos necesarios, ya que esta empresa obligaría a que Ixtlán del Río adquiera una deuda de 13 millones 300 mil pesos ante Banobras y ser ella (la empresa IUSA Medición) la que gaste ese dinero a su conveniencia. “Esa deuda la tiene que pagar el pueblo de Ixtlán del Río con abonos mensuales de más de 450 mil pesos durante 10 años, siendo que actualmente sólo se pagan 360 mil pesos por consumo de luz, es decir, unos 90 mil pesos menos de lo que pretende cobrar la empresa. La deuda que pretenden echarle encima al pueblo de Ixtlán del Río sería de 13 millones 300 mil pesos, pero si se deben abonar 450 mil pesos cada mes, se pagaría un total de 5 millones 400 mil pesos en un año, o sea que en los diez años del contrato habremos de pagar 54 millones en total, entonces ¿quién se va a quedar con los más de 40 millones de pesos de diferencia?”, dijo una regidora que pidió no publicar su nombre.
“Los más interesados en que se apruebe rápido y sin revisar el contrato para privatizar el alumbrado público son el alcalde Pepa Alvarado y la tesorera Isela del Socorro (González Gómez) porque seguramente llevan una gran tajada de varios millones de pesos en esa negociación”, dijo finalmente nuestra fuente.

Comentarios