COLUMNA “ESTADO DE LOS ESTADOS” – LÓPEZ OBRADOR, EL MEJOR PARA ENFRENTAR A DONALD TRUMP

Ciudad de México, 06 de diciembre de 2016.- El fracaso del proyecto económico, político y de seguridad del presidente Enrique Peña Nieto y la caída de su aprobación entre la población mexicana es inversamente proporcional a la ampliación del apoyo popular al principal líder opositor del país, Andrés Manuel López Obrador, y a su organización política, Morena, rumbo a la elección presidencial de 2018. De acuerdo a los más recientes sondeos de intención de voto, si los comicios presidenciales fueran en estos momentos, el tabasqueño resultaría triunfador frente a cualquier adversario del PRI o del PAN-PRD o independiente. Ni el apoyo de Televisa, principalmente con su telenovela “La Candidata”, han podido potenciar las aspiraciones de la esposa del repudiado ex presidente Felipe Calderón, Margarita Zavala, a quien han tratado de inflar mediáticamente.
Es realmente estrepitoso el derrumbe del actual inquilino de Los Pinos. En febrero de 2014 se encontraba en la cúspide de su popularidad y revistas tan influyentes internacionalmente como Time lo colocaban en su portada bajo la leyenda “Saving México”, al reconocer las reformas estructurales impulsadas por el mexiquense y logradas gracias al sometimiento del Congreso de la Unión con el Pacto por México, entre los partidos políticos de “oposición” y el presidente de la República. Menos de dos años bastaron para que esa ilusión se esfumara. La revista Newsweek lo ilustró perfectamente en diciembre de 2015: “El salvador que no lo fue”, tituló en su edición de ese mes, criticando las deficiencias de la administración de Peña Nieto, las cuales se han ido agudizando a todo lo largo de este año.
El reportaje de Newsweek señalaba: “a la mitad del sexenio, el gobierno de Enrique Peña Nieto fracasa en su propósito de abatir los índices de pobreza. Por cada año de gestión, un millón de mexicanos ha engrosado la estadística de sobrevivientes, que hoy alcanza el 46% de la población”. Y subrayaba: “su gabinete se ha visto inmerso en escándalos de corrupción e impunidad, que comienza con la propia figura del presidente. Tres años bastaron para destrozar la esperanza que muchos depositaron en el retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Mientras la pobreza se expande en todo el territorio nacional, un puñado de hombres de negocios encabezados por Carlos Slim, Germán Larrea, Alberto Bailleres y Ricardo Salinas Pliego, acaparan la riqueza de todo México.
La corrupción se convirtió en la característica principal de este gobierno y de los estatales que son ejemplos crudos del nuevo PRI. De acuerdo con Transparencia Internacional, México es el país más corrupto dentro de los naciones que integran la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). El imperio de la impunidad, de casi el 100 por ciento, ha permitido el crecimiento de las redes de corrupción en los tres niveles de gobierno, las cuales alcanzan también a los poderes Legislativo y Judicial, la cual genera una crisis política de grandes dimensiones cuyas consecuencias habrán de resentirse el próximo año y, sobre todo, al final de este sexenio, en 2018.
Esta situación empuja el respaldo electoral de Morena, el cual creció cuatro puntos porcentuales en el último cuatrimestre, de acuerdo a la última encuesta de un diario capitalino difundida el fin de semana. La posición de Andrés Manuel López Obrador está fortalecida y no es superado en ningún careo frente a sus posibles adversarios del PRI y del PAN e incluso independientes. El desgastado Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, sigue siendo el priísta preferido. Margarita Zavala supera en la población en general al dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, quien sigue imponiéndose entre los militantes panistas. A consecuencia de un mediocre trabajo en Nuevo León, Jaime Rodríguez “El Bronco” se ha desinflado entre los aspirantes independientes.
Si hoy fueran las elecciones presidenciales ganaría Andrés Manuel López Obrador; en segundo lugar, quedaría Margarita Zavala, si fuera la candidata del PAN; y en un lejano tercer lujar estaría, Miguel Ángel Osorio Chong como abanderado del PRI. En cuarto lugar, se ubicaría Miguel Ángel Mancera, como aspirante del PRD. Si los candidatos de los partidos de oposición fueran otros, por ejemplo, Ricardo Anaya o Rafael Moreno Valle del PAN, o Eruviel Ávila del PRI, aún así el triunfador sería López Obrador. De darse una alianza PAN-PRD con un candidato común, los resultados no serían diferentes.
El entorno internacional también favorece a López Obrador. De acuerdo a una encuesta nacional difundida la semana pasada, ocho de cada diez mexicanos ve a Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, como una amenaza para México y al tabasqueño lo ven como el presidenciable más apto para enfrentar al nuevo mandatario estadounidense. Según ese sondeo, el 24 por ciento de los mexicanos señala a López Obrador como el presidenciable más apto y capaz ante las nuevas circunstancias de EU, situándose por encima de Margarita Zavala, quien atrae 17 por ciento, y del priísta Miguel Ángel Osorio Chong, quien obtiene 12 por ciento.
Según ese sondeo, la derrota electoral de Hillary Clinton debilita a Zavala. La encuesta señala habrá un deterioro en las relaciones con Estados Unidos con Trump en la presidencia de ese país. El 75 por ciento de los encuestados cree que el gobierno de Enrique Peña Nieto no está preparado para tratar exitosamente con la administración de Trump. Si lo anterior no resultara suficiente, está la demostración de AMLO de conocer el país “de cabo a rabo”, zonas, regiones, pueblos, comunidades, ciudades, cada rincón en donde dentro de sus pronunciamientos destaca un valor inexistente en el resto de los aspirantes: amor por su país.

Comentarios