¿Alternativa de gobierno o repartición del pastel?

Hasta el día de hoy ha quedado demostrado en los hechos que las alianzas electorales entre partidos de ideologías y programas diferentes solo tuvieron un objetivo común, esto es, sacar al PRI en aquellas entidades en donde fue un partido hegemónico desde su fundación. Sin embargo una vez en el poder los partidos aliancistas se repartieron el poder gubernamental como si fuera un botín de guerra lo que derivó en pésimas administraciones que en nada cambiaron las condiciones de vida en aquellas entidades ganadas por los partidos aliancistas fundamentalmente entre el PAN y el PRD.
Como lo señalé en alguna columna anterior los ejemplos más cercanos de alianzas fallidas fue la del Estado de Oaxaca, Guerrero, Puebla y Sinaloa.
De esas alianzas el que más perdió credibilidad y desgaste político ha sido el PRD. Basta ver la rápida caída de su votación en los anteriores procesos estatales y federales, entre otros factores.
Esta reflexión es motivada por los últimos acontecimientos acaecidos en esta capital protagonizados por el PAN y PRD en su intención de construir un frente amplio de oposición para sacar al PRI de Palacio de Gobierno como así lo ha señalado en reiteradas ocasiones el presidente estatal del blanquiazul, diputado Ramón Cambero.
Coincido con lo que propone el dirigente estatal del PRD, Mtro. Francisco Javier Castellón Fonseca que ese frente amplio opositor debe ir más allá de sacar al tricolor del Gobierno Estatal. Ciertamente el eje central de esa coalición opositora debe ser un proyecto alternativo en todos los órdenes de gobierno, lo que implica primero que las fuerzas políticas coaligadas suscriban y se comprometan hacer cumplir un proyecto de transformación económico, político y social y a su vez el candidato a gobernador que abandere ese frente asuma el compromiso de concretarlas en acciones de gobierno, de cara a sus militantes y al resto de los nayaritas. El fracaso de estas alianzas una vez en el gobierno es porque están sostenidas en proyectos personales o de grupos políticos y de ninguna manera la de construir un gobierno diferente en forma y contenido al del tricolor.
En hora buena que el pasado domingo por primera vez después de dimes y diretes entre perredistas y panistas ante el consejo político estatal del PRD los aspirantes a la gubernatura del estado Antonio Echevarría García, Dr. Leopoldo Domínguez y José Luis Sánchez González expusieron de viva voz sus propuestas de gobierno y de los compromisos políticos que asumirían de llegar a ser postulados alguno de ellos como candidatos de la susodicha alianza. Obviamente esas propuestas corresponden a su visión personal pero en modo alguno deben ser consideradas algunas de ellas la que prevalezca en la plataforma programática y en el convenio de coalición.
Este mismo ejercicio político que realizó el PRD debe ser el punto de partida para que el resto de los partidos que aspiran a coaligarse continúen con este esfuerzo de unidad.
Una vez concluida esta etapa de comparecencia de los tres aspirantes a la gubernatura ante los consejos políticos estatales de los partidos coaligados sería entonces cuando las representaciones de los partidos aliancistas redactaran en la comisión ejecutiva el proyecto alternativo de gobierno y el convenio político de coalición tomando en consideración las propuestas de los tres aspirantes. Por supuesto una vez aprobados estos documentos básicos por sus dirigencias estatales y nacionales deben ser el eje rector al que se someta el candidato aliancista y no al revés en la que los partidos políticos son subordinados al proyecto unipersonal del candidato aliancista.
Esta coalición opositora debe garantizar a los nayaritas una nueva forma de gobernar con y para el pueblo sin corrupción ni impunidad; profundizar la democratización de nuestras instituciones, mantener la seguridad pública, el desarrollo económico, social y cultural y sobre todo gobernar con honestidad, con humildad y con un carácter humano así como lo pregona el Dr. Miguel Ángel Navarro Quintero probable candidato del Partido de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y el aspirante a gobernador del PRI Manuel Cota Jiménez.
Esos compromisos deben ser la guía de quien resulte vencedor en los comicios del primer domingo de junio del año próximo, sea aliancista o no…
Estimado lector: si deseas consultar u opinar sobre los temas de esta columna visítanos en nuestra página http://conjeturas-cruzangulo.blogspot.com/

Comentarios