Columna COMENTARIOS DE LA BAHÍA – Los grandes retos de Jaime Cuevas y la impugnación

 

  • El Presidente electo, se encuentra elaborando lo que será su Plan Municipal de Desarrollo y gestionando mayores recursos en la federación, así como definiendo quienes serán los mejores perfiles que lo acompañarán como funcionarios de su Gabinete

 

El retiro de la impugnación a la elección de Gobernador ante la autoridad electoral por parte del PRI Estatal, es una clara muestra de voluntad política para no empañar el cambio de administración, y para que tampoco se piense que se quiere solapar o proteger la corrupción, según lo aclaró categórico el dirigente estatal Juan Ramón Cervantes; esto obliga a que los priístas en Bahía de Banderas hagan lo mismo en la elección para Presidente Municipal desistiéndose igualmente de la impugnación, ya que ante la contundencia del resultado, difícilmente o más bien sería prácticamente imposible que se cambiara el sentido de la votación; eso está más claro que un agua cristalina de manantial de Tehuacán.

Las irregularidades que se presentaron, fueron a causa de la falta de capacitación de los funcionarios electorales en las casillas, y no porque se instrumentó un “fraude” en la elección; se recontaron los votos apegándose a los procedimientos que la misma Ley marca y se reafirmó el resultado. No tiene absolutamente ningún caso seguir con la impugnación; es más digno para los priístas reconocer oficialmente que no fueron favorecidos con el voto mayoritario, y preparar un papel digno en el próximo gobierno municipal a través de sus 4 regidores.

Las fallas que llevaron al PRI a su derrota tienen razones bien definidas, que cometieron desde antes, por lo que ahora para recuperarse, tendrán que reestructurarse, reorganizarse, terminar con la simulación, la inamovilidad de dirigentes de los sectores y organizaciones, además de constituirse en una oposición responsable, no entreguista para que haga aportaciones por el bien del municipio.

Ante este escenario, el Presidente electo Jaime Cuevas Tello, ya declaró públicamente que no le preocupa el proceso de impugnación, que es un procedimiento al que tienen derecho los partidos y candidatos vencidos, ya que cuando lo marquen los tiempos se le entregará su constancia de mayoría, puesto que no hay motivo de anular la elección, ya que la diferencia en la votación no deja lugar a dudas, por lo que en estos momentos se encuentra elaborando lo que será su Plan Municipal de Desarrollo y gestionando mayores recursos en la federación, así como definiendo quienes serán los mejores perfiles que lo acompañarán como funcionarios de su Gabinete.

Y es que es un trascendido que Jaime Cuevas, ya tiene en la bolsa un importante paquete de ampliación de subsidios en los programas sociales, así como un sustancial aumento a los recursos que llegarán de la federación para el próximo año, sumado a lo que pudiera gestionar en la asignación del Presupuesto Estatal que definirá la siguiente legislatura, a propuesta del Gobernador Antonio Echevarría García, con quien está por demás mencionar su extraordinaria relación política, que se tendrá que traducir no en discursos alaudatorios en los actos oficiales, sino en mayores recursos y obra pública para Bahía de Banderas.

Igualmente el reto de Jaime Cuevas es recuperar la confianza de los empresarios desarrolladores inmobiliarios y del turismo, para que paguen los impuestos que les corresponden, que son la base de los ingresos propios del municipio, (que regularmente cuando tienen desconfianza al gobierno en turno, los regatean por grandes descuentos, a cambio de dádivas a los funcionarios, regidores y el Presidente), esto le daría grandes expectativas de recaudación, que aquí no dudamos pudiera llegar a los 800 millones de pesos anuales, más el sustancial aumento al Presupuesto Federal y Estatal, indiscutiblemente que mejoraría la viabilidad financiera del municipio.

Esto se traduciría en una mayor calificación crediticia internacional, que le permitiría al Presidente Jaime Cuevas refinanciar la deuda pública en mejores condiciones; creo que las expectativas son amplias, resultado de la gran legitimación por la copiosa votación obtenida en las urnas, los empresarios no tendrán empacho en regresar la confianza al próximo gobierno municipal, con la seguridad de que los impuestos que pagan no se los robarán, sino que se invertirán en servicios y obra pública, tan necesaria también para mejorar la imagen del municipio, que es la puerta de entrada a sus grandes desarrollos turísticos e inmobiliarios.

Estos son los retos del Presidente Jaime Cuevas Tello, y no perder el tiempo en politiquerías y guerritas en las redes sociales, que algunos identificados “sopladores” de oreja y perfiles falsos lo quieren arrastrar, de esos que inventan enemigos que no existen, y que tratan de envolver al alcalde electo para beneficiarse, continuar y recuperar privilegios perdidos; el revanchismo no lleva a nada, más que a perder el tiempo en vendetas.

Aunque Jaime Cuevas ya declaró públicamente que no será “tapadera” de nadie y no habrá borrón y cuenta nueva, afirmando que está tendiendo puentes de comunicación con quienes serán los regidores de oposición y sus partidos, en este caso el PRI y Movimiento Ciudadano, para llevar en paz su gobierno y un Cabildo que trabaje sin confrontaciones estériles. Bien por esa postura de política del próximo Presidente.

Jaime Cuevas Tello no tiene de otra, son 4 años en los que tendrá que ejercer una administración pública con eficiencia y eficacia en el desempeño, con resultados tangibles, medibles, que verdaderamente respondan a las necesidades de la gente que le confió su voto. Si lo hace, seguramente será su plataforma para la reelección. Pero eso al tiempo. Va.

Comentarios