Columna CONJETURAS – Inflan padrón de militantes

Cada tres años el Instituto Nacional Electoral (INE) se obliga a realizar el padrón de militantes de cada uno de los partidos políticos y de esta manera constata la veracidad de los datos remitidos.

Pues bien los consejeros del INE dieron a conocer los resultados de su escrutinio. Anunciaron que todos los partidos políticos inflaron deliberadamente su padrón de militantes.

Informaron que de los 19 millones inscritos como militantes de todos los partidos políticos cinco millones de ellos no aparecían como militantes activos; otros estaban listados en dos o tres partidos, miles eran fallecidos y otros eran nombres ficticios.

Del avalúo de esa información que a excepción del PRI y PRD el resto de los partidos políticos su militancia activa no rebasa los 400 mil afiliados, en tanto que el PRI tiene una militancia activa de poco más de 7 millones mientras que el PRD acredita casi 5 millones de afiliados.

Al contrastar estas cifras con los resultados electorales de los tres últimos años surge una pregunta inevitable, ¿por qué los dos partidos que tienen más afiliados en sus filas hoy en día están abajo en las preferencias electorales respecto al PAN y a MORENA quienes como ya señalamos tienen menos de 400 mil militantes activos plenamente acreditados?

El derrumbe electoral del tricolor se explica primero por la impopularidad manifiesta del presidente Enrique Peña Nieto que hoy en día es reprobado por el 69% de la población y que viene decreciendo su popularidad a partir de la implementación de las reformas estructurales de las cuales algunas favorecen a una minoría  de grandes empresarios mientras a más de 50 millones de esa gente está empobrecida.

La otra causa del descredito del PRI son los casos de corrupción e impunidad en la que incurrieron gobernadores priístas y los conflictos de interés en los que están involucrados altos funcionarios del Gobierno Federal incluyendo al titular del Poder Ejecutivo Federal.

Añádase a lo anterior la creciente pérdida del voto duro del tricolor en las zonas rurales y de las clases medias de la población.

La caída electoral del PRD se explica por la renuncia a ese partido de  los más destacados personajes que fundaron a ese partido como una opción de gobierno de izquierda, entre otros, el Lic. Andrés Manuel López Obrador, el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, el senador Alejandro Encinas y otros de gran presencia política nacional.

Evidentemente lo que más desangró al partido del Sol Azteca fue la fundación de MORENA encabezada por López Obrador.

Durante tres sexenios fue el político tabasqueño el que hizo del PRD un partido competitivo en virtud de su inusitada popularidad. Fue durante su liderazgo político cuando más creció el PRD tanto en votos como en puestos de representación popular en la cámara de Senadores como en la Legislatura Federal. Incluso otros beneficiarios de su popularidad fueron el PT y Movimiento Ciudadano quienes engrosaron sus bancadas en el Congreso de la Unión.

Agréguese a lo anterior las frecuentes disputas internas de sus corrientes por el control del partido y en el reparto de las candidaturas.

Si bien es el segundo partido político con más militancia territorial esto no se refleja en sus resultados electorales. ¿Será porque está urgido de una refundación que recupere sus objetivos ideológicos y programáticos o por una renovación de sus liderazgos nacionales?

En cambio el ascenso en las preferencias electorales del blanquiazul y en especialmente de MORENA se explica en gran parte a la mala reputación pública de los gobiernos priístas y a la apertura a candidatos prestigiados de la sociedad civil o a figuras de fama popular o a priístas de larga militancia que por diversos motivos son menospreciado por la cúpula que mantiene como rehén a su partido.

Lo pudimos constatar en las elecciones presidenciales del 2000 y 2006 cuando el PRI fue desplazado hasta el tercer lugar. A partir de aquellas históricas elecciones el tricolor aun cuando recuperó la presidencia de la república en el 2012 viene perdiendo base popular, en tanto que el PAN y MORENA se perfilan como una alternativa real de gobierno pese a su escasa membresía de militantes.

Así pues el hecho de que el partido hoy en el Gobierno Federal y el PRD presuman de poseer millones de afiliados esto no quiere decir que se reflejará en votos en la próxima competencia presidencial en el 2018…

Estimado lector: si deseas consultar u opinar sobre los temas de esta columna visítanos en nuestra página http://conjeturas-cruzangulo.blogspot.com/

Comentarios