Intensidad de lluvias de esta temporada no se veía desde hace 200 años: Fredy Castañeda

Tepic, Nay.- Pese a las constantes y fuertes lluvias en esta temporada y los huracanes o tormentas tropicales que han llegado al país, las inundaciones en Tepic no han sido como en otros años, gracias a que desde enero en el ayuntamiento nos dedicamos a limpiar las alcantarillas, zanjones, canales y el río Mololoa, por ello solo las precipitaciones que no se habían visto desde hace cerca de 200 años son las que nos trajeron algunas complicaciones en la capital del estado, aseguró el secretario del ayuntamiento de Tepic, Juan Alfredo “Fredy” Castañeda Vázquez.

El funcionario dijo que si en las calles los conductores ven que hay agua estancada, “se debe principalmente a la basura que la mayoría de los peatones y quienes conducimos un vehículo tiramos en cualquier lugar sin esperar a llegar a un depósito de desechos sólidos”.

Sin embargo, dijo el funcionario municipal que hay espacios como en el canal de El Tajo, donde hay construcciones que obstruyen el paso del agua natural, ya que al ser una de las partes más bajas, deja a la Unidad Habitacional Villas Arana, en condiciones de inundación y donde el lodo se acumula porque baja del Cerro de la Cruz.

Castañeda Vázquez, señaló que los asentamientos humanos en la margen del canal de El Tajo están por debajo de la corriente del canal y a ello se debe que haya inundaciones, principalmente en Villas Arana, ya que este asentamiento está en un “vaso”, porque toda  la corriente que viene del cerro y del bulevar Bellavista y la pendiente de Tajo, se unen precisamente en ese fraccionamiento y por ello con poca lluvias las familias viven inundadas, pero gracias a que le dimos mantenimiento al canal y a que los ciudadanos han sido participativos, esa colonia se ha mantenido en esta temporada con pocas inundaciones, pero el lodo llega porque no hay hacia donde se pueda dispersar.

Indicó que también hay zanjones rellenados en donde incluso se hicieron viviendas o se utilizan como corrales, pero que impiden el paso del agua y hay zonas de la ciudad que están por abajo del nivel del río Mololoa y por ello nunca debieron ser utilizadas para construir viviendas, pero por la corrupción de gobiernos anteriores, desde hace muchos años hay familias viviendo en un riesgo permanente.

Agregó que la autoridad municipal autorizó los permisos de construcción a las empresas, y desde luego que hay la posibilidad de que haya sido mediante algún “arreglo” y de las constructoras que después de hacer sus estudios de mecánica de suelo, sabían que no eran tierras aptas para construir, pero con el valemadrismo de que “yo construyo y vendo casas y me vale lo que pase después”, nadie ha hecho nada por mejorar esas condiciones.

Hizo mención que el agua tiene memoria y sabe por dónde ha corrido por siempre y si nosotros le tapamos el paso, en algún momento va a querer circular por donde son sus cauces normales y va a pasar pese a todo y a todos, “llevándose lo que encuentre a su paso y eso los humanos no lo vemos o no queremos darnos cuenta, porque la gente necesitada quiere una vivienda y no le importa dónde esté, en la margen de un río, en un zanjón, en el cerro o en una zona de inundación, pero las constructoras sí lo saben y hacen negocio de esos riesgos.

Recordó que en la capital del estado hay zonas con más de 50 años que se construyó el drenaje y no se han hecho rehabilitaciones y llega el momento que se colapsa y es entonces cuando vienen los problemas para las autoridades en turno, “pero todo se debe a que nadie quiere hacer ese tipo de obras porque van enterradas, por lo que se dedican a construir obras suntuosas, que la gente vea de manera continua, aunque no sirvan para nada o esté hechas con materiales de mala calidad y al rato el tiempo las destruya” finalizó

Comentarios