Columna LA GUILLOTINA – TODOS SOMOS CULPABLES

 

La descomposición social no es responsabilidad de ningún gobierno, es responsabilidad de cada uno de nosotros: padres de familia, docentes, curas, líderes religiosos, etc.

En los hogares, los padres están todo el día ocupado en sus actividades y nunca se toman el tiempo de saber qué pasa con sus hijos. Como trabajan todos los días y todo el día, cuando tienen algún tiempo libre en lugar de comunicarse con sus hijos, se van con sus amigos y se ponen unas “pedas” que a veces hasta presumen en Facebook.

Siente que cumplen con sus “responsabilidades” al darle dinero a sus hijos para la escuela, pero ni a las reuniones de padres de familia asisten. Yo soy docente del Colegio de Bachilleres del Estado de Nayarit (COBAEN) y desde hace 5 años tenemos reuniones de padres de familia para entregar calificaciones, informar fechas de exámenes y una serie de recomendaciones para que funcionemos al parejo para una mejor educación y con mucha tristeza vemos que nunca hemos tenido ni siquiera el 50% de asistencia de los progenitores de nuestros jóvenes.

Nadie se hace cargo de su educación, los chavos crecen a la deriva y como tienen demasiado tiempo libre, se salen a la calle y ahí se reúnen con amigos de sus amigos que pueden, en muchos de los casos, llevarlos al uso de sustancias prohibidas.

Hemos, como padres, dejado mucho que desear, así que tomemos la parte de culpa que nos corresponde y dejemos de echarle toda la culpa al gobierno. Si cada uno de nosotros cumpliéramos nuestras responsabilidades como padres de familia, nuestro hogar sería una fortaleza para nuestros hijos y estos no estarían en riesgo de caer en estos vicios. Pero estamos más preocupados en otras cosas de menos importancia.

Ahora bien, como lo publiqué en mis redes sociales después de ver la escena dantesca de tres cuerpos colgados en el puente de las jacarandas y leer los comentarios de cientos de personas que condenan al gobierno por no entregar, según ellos, buenos resultados, el siguiente comentario:

“Aunque me hayan quitado mis horas (6) y el abogado de COBAEN diga que mi trabajo de docente es igual al de un lavacoches.
Este gobierno está haciendo un gran esfuerzo por hacer bien su trabajo (regularizar permisos de taxis, checar aviadores para que no haya fuga del dinero de los nayaritas, mejorar el parque la loma, terminar con las obras dejadas a medias por el anterior gobierno, generación de empleos, entrega de recursos para jóvenes emprendedores, apoyo al campo, etc.).
Sin embargo, en seguridad pública el rezago es tremendo y aunque están logrando algunas detenciones de “peso”, la percepción de la sociedad queda “cautivada” con noticias como la de esta mañana: “3 muertos colgados en el puente de las jacarandas”.
Sí se está trabajando, pero como el cerebro solamente puede concentrase en una sola cosa a la vez (comprobado científicamente), es por eso que nos da la percepción de que no se está haciendo nada.
Yo voté por Antonio Echevarría García para que fuera nuestro gobernador y hoy 13 de diciembre de 2017, le brindo mi voto de confianza para que siga luchando por el bien de los nayaritas”.

Así es. Nuestros intereses personales no deben por ningún motivo estar por encima del bien común. Y aunque yo voté por el actual gobernador y sus funcionarios se han negado a hacerme justicia (darme las 6 horas que me corresponden de acuerdo a los nombramientos que tengo), el bienestar de los nayaritas es primero y por eso reafirmo mi entera confianza en nuestras autoridades y sé que pronto podremos disfrutar de nuestra ciudad sin el temor a que nos alcance una bala perdida.

Somos más los buenos, por eso les pido estimados lectores que hagamos de la mejor manera posible, la parte que nos corresponde. Que seamos lumbreras en medio de la oscuridad que nos rodea y démosle tiempo al gobierno de Antonio Echeverría para que siga trabajando y entregue buenos resultados.

Mi correo: guillotinakora@yahoo.com.mx

Comentarios