Columna CONJETURAS – Lo que esperamos de los presidenciables

Hoy por la noche será el último de los debates entre los cuatro candidatos que aspiran a gobernar a la Nación en los próximos seis años. La sede de esta confrontación de proyectos de gobierno será en el Gran Museo del Mundo Maya en Mérida, Yucatán.

No creo que algunos de ellos se saque de la manga algún argumento sorprendente que cambie significativamente las actuales tendencias electorales que favorecen a López Obrador dos a uno sobre el  segundo lugar.

Como lo expresé en anteriores columnas los dos anteriores debates los candidatos Ricardo Anaya y José Antonio Meade expusieron con mejor claridad sus ideas y hasta se despacharon con la cuchara grande en descalificaciones en contra del candidato de Morena  López Obrador.

No obstante estas pírricas victorias lejos de favorecerlos ante la opinión de los millones de electores los bajaron de la nube y en cambio creció la confianza en el político tabasqueño.

Si los candidatos del PRI y del PAN aprendieron la lección descarto la posibilidad de que suban al ring a realizar circo, maroma y teatro.

Lo que esperamos los mexicanos por lo menos de los tres candidatos aliancistas son sus propuestas en política de desarrollo económico, combate a la pobreza y a la desigualdad social, política fiscal, educación, salud, política energética y reactivación de la actividad agrícola e industrial.

Esperamos que la diatriba personal sea sustituida por claras propuestas de cómo resolverán estos apremiantes problemas que impiden el crecimiento de la economía y el bienestar social en todas las regiones del país; y que una vez concluido el debate de esta noche los cuatros candidatos presidenciales se comprometan ante la Nación a respetar la voluntad ciudadana expresada en las urnas gane quien gane la elección.

Sería el mejor mensaje que se mandaría a todos los países del mundo que somos una democracia en vías de consolidación de nuestras instituciones…

En Nayarit se repite la historia.-En la campaña a la sucesión gubernamental en el 2011 apareció en el escenario político electoral el ex dirigente cetemista Adán Zamora prófugo de la justicia durante el gobierno de Rigoberto Ochoa Zaragoza acusado por presuntos delitos de fraude como fraccionador de terreno.

Su aparición fue sorpresiva, menos por el  fallido candidato del PRD a gobernador del estado Guadalupe Acosta Naranjo el que atrajo a Adán Zamora como su coordinador general de vivienda popular.

Conocedor de las truculencias en el manejo de compra-venta de terrenos ejidales Adán Zamora a nombre del candidato organizó numerosos grupos de solicitantes de terrenos para vivienda en distintos municipios del estado en especial Tepic y Xalisco.

En el curso de los días de campaña las cabezas de grupos organizaban reuniones semanales informativas. Siempre era la misma cantaleta: “Ya merito, ya merito”, el candidato ya adelantó la mitad del precio del terreno.

Unas semanas antes de la elección Acosta Naranjo convocó a una gran concentración de colonos peticionarios de terrenos a las afueras de Xalisco. Allí con planos en la mano informó que una vez le fuera entregado el terreno ya se tenía el proyecto de introducción de todos los servicios públicos, tipo de vivienda e incluso prometió  construir una bodega de materiales de construcción para que mediante créditos baratos adquirieran los materiales de construcción a bajos precios. Todo fue júbilo y aplausos. Después de su derrota frente al priísta Roberto Sandoval Castañeda tanto Acosta Naranjo como Adán Zamora desaparecieron de Nayarit dejando colgados de la brocha a cientos de nayaritas  a los que se les hizo creer obtendrían un terreno barato a crédito para su vivienda.

Pues bien de nueva cuenta aparece Adán Zamora quien seguramente por favores recibidos a favor de sus tres hijos reapareció en la campaña electoral de Guadalupe Acosta Naranjo como mercader de votos en reuniones públicas y grupales. Ahora no ofertó terrenos; ahora oferta tarjeta de mil 500 pesos por persona con la promesa que será entregado luego de que se conozcan los resultados del proceso electivo del 01 de julio. Es decir, se les pone la zanahoria por delante y se les dará hasta que el candidato gane la curul. Esta acción de compra de votos aquí y en China se llama delito electoral. Por algo el dicho popular: “dime con quién andas y te diré quien eres”…

Estimado lector: si deseas consultar  sobre los temas de esta columna visítanos en nuestra página http://conjeturas-cruzangulo.blogspot.com/

Comentarios