El 2 de octubre y las nuevas generaciones – Columna PALESTRA, de Gilberto Cervantes Rivera, poeta de Cucharas

 

Contaba su servidor con trece años de edad, a punto de inundarse Mineral de Cucharas, cuando por la radio escuché los lamentos causados por la masacre popular estudiantil del dos de octubre, año del señor, 1968. Cincuenta años han pasado y aquella primavera mexicana ensangrentada, fue motivo hoy de comentarios de todos los partidos e ideologías incluso encontradas, que coincidieron en decir que la represión ordenada por Gustavo Díaz Ordaz, debe olvidarse, pero exigirle a las nuevas generaciones de políticos que otra masacre ya no debe ocurrir; por eso votaron pasados 30 millones de mexicanos, para que prive de ahora en adelante,  la convivencia civilizada; que los jóvenes militares en un acto de profunda autocrítica, acepten que solo drogados pudieron asesinar a otros jóvenes que exigían democracia y amplias libertades para manifestarse en contra de un sistema que nos les permitía desarrollarse como seres humanos. Herederos de esos jóvenes sacrificados por la barbarie capitalista, abrazaron la lucha armada, con la idea muy clara de instaurar otro sistema, convencidos de que Cuba, Vietnam y la Unión Soviética, eran vivo ejemplo de lo que se puede hacer sin la explotación del hombre por el hombre. Esos grupos guerrilleros han sobrevivido y a ellos se han incorporado las nuevas generaciones, buscando cambiar el sistema por medio de las armas; se sabe que existen y salvo Marcos el comandante Galeano, las otras expresiones permanecen prácticamente anónimos, luchando desde la oscuridad, pero ahí están, poseen ideología, no son mercenarios, se dicen patriotas. Ellos también merecen salir a la luz pública, sin el temor de que los señalen y como en el Salvador, Colombia y Nicaragua, participar políticamente para transformar la vida nacional de este país que responsablemente abrazó la causa electoral, sabiendo que la lucha armada no conviene ni a ricos ni a pobres; otro punto a favor de los desposeídos y una oportunidad de reflexión para los poderosos, quienes se sumaron a López Obrador, poniendo a disposición de México su esfuerzo empresarial; bueno que así haya sido, que de otra manera hubieran perdido todo, hasta miembros de la familia, en una revolución donde los muertos se contarían por veinte o treinta millones, con el poder de fuego que tienen las armas actuales. Mi abuelo Victorio me platicaba lo que es la lucha armada; andar a salto de mata, con la mujer y los hijos grandes, medianos o pequeños, dormir en las montañas, comer lo que sea y beber agua cuando se pudiera; el viejo pudo llegar muchas veces a la casa de la abuela Luciana, para cambiarse de ropa y huaraches, perseguido por la tropa durante la guerra cristera. Negociado el conflicto, se acogió al indulto, haciéndose ejidatario y trabajador después de la Golden Guer, en los yacimientos de oro del Tigre y El Indio en Huajicori. Ahí conoció a Pioquinto Partida, El Jorobado, con el cual trabajó ejecutando gente que robaba las canastillas pletóricas de metal listo para fundirse. Buena jamás la violencia y las anécdotas que cuento, no son para que las sigan como ejemplo, preferible siempre un mal arreglo que un buen pleito, dicen los abogados, entre ellos mi gran amigo Miguel Soltero García, cumpliendo cincuenta años ejercitando el oficio, con el cual ha hecho infinidad de amigos y un prestigio a prueba de intrigas. Ayer comentamos sobre la posibilidad real de que Juan Antonio Echeagaray Becerra, su compadre del alma, sea Magistrado del Tribunal Superior de Justicia y luego Presidente del mismo; según la nueva ley en la materia, tendría que renunciar a la Notaría, en virtud de que no se puede ya ocupar dos cargos al mismo tiempo; es un ordenamiento federal que está por encima de lo que en su tiempo impuso Ney González, cuando si podían ser funcionarios públicos y al mismo tiempo ejercer la profesión; no tengo conocimiento de que la disposición en comento llegó con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, pero es un hecho que puntualiza Miguelito Soltero. Vamos a ver que dicen los diputados locales al respecto y para fortalecer mucho más su disposición al diálogo y la convivencia civilizada, derogar el decreto que sanciona con prisión de entre tres y cinco años por manifestarse haciendo pintas en las bardas; los famosos dazibaos en China, son borrados por el gobierno comunista en cuanto aparecen y sus responsables garroteados y encarcelados si son atrapados. Los motivos para que aparezca otra primavera, no solo en México sino en todo el mundo, están vigentes y descarnados sus efectos; gobiernos represivos, ineptos e indolentes, hay por doquiera; por ello se espera muchísimo del que encabezará el nuevo Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, miembro destacadísimo de aquella hermosa y brillante generación de 1968, de la que este poeta de Cucharas también se siente orgulloso…PALESTRA: Benito Rodríguez, renuncia al cargo de director del Cereso Venustiano Carranza, para hacerse cargo de la secretaría de seguridad pública estatal; dicen que le han extendido reconocimiento por su buen trabajo en materia de derechos humanos; si realizó un papel aceptable en la escuela del crimen, bien pudiera rendirle cuentas favorables a la ciudadanía, la cual ya no siente lo duro sino lo tupido; el pueblo exige un alto a las matanzas en las calles y rancherías conurbadas con Tepic.

Comentarios