Accidente de helicóptero en Puebla dejaría a 12 familias sin comer; se contaminó predio

 

Puebla, Pue.- Entre lágrimas, el dueño del terreno donde se estrellaron Alonso Hidalgo y Moreno Valle, en Puebla, lamentó: “Estoy triste… ¿Qué como? Ya estoy viejo”

Unas 12 familias se quedarían sin comer pues se contaminó el predio donde cultivaban sus alimentos luego del accidente de helicóptero ocurrido el pasado lunes 24 en el que murieron la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo; su esposo, el senador panista y exgobernador Rafael Moreno Valle, y tres personas más.

Así lo afirmó Don Reynaldo Coyotec, dueño del terreno, en una entrevista con la periodista Gabriela Hernández, de Proceso.

Coyotec dijo que peritos le notificaron que el terreno habría quedado inservible para el cultivo por la contaminación que causó el impacto y la explosión del helicóptero Agusta en que iban los políticos panistas.

Por ello se tendrá que hacer un análisis de la tierra, para conocer el grado de contaminación que se generó por el impacto y si el terreno quedó inservible, posibilidad que aterra a Don Reynaldo.

“De este terreno comen doce familias”, aseguró a la periodista. “Produce cinco toneladas de maíz”, agregó.

Entre lágrimas, el hombre lamentó: “Estoy triste… ¿Qué como? Ya estoy viejo”.

Agregó que la situación le parece injusta en muchos sentidos:

“Cuando me enteré que era Martha Erika y su esposo, la verdad que dije ¿por qué cuando se muere alguien importante, tanto escándalo, patrullas, soldados? ¿Y por qué cuando muere un cristiano, o lo vienen a matar, nadie nos hace justicia?”.

Reynaldo Coyotec y su familia fue una víctima del gobierno de Moreno Valle, quien emprendió una campaña para prohibir los mototaxis en Puebla.

En la calle, refiere el medio, los operativos policíacos bajaban por la fuerza a los pasajeros de dichos mototaxis, y los conductores y propietarios de éstos eran encarcelados.

“Lo que a mí me duele es cómo nos trató Moreno Valle, nos trató muy feo, tengo familiares en la cárcel por los mototaxis”, dijo.

Don Reynaldo Coyotec había referido hace unos días, también para Proceso, que vio la nave de Moreno Valle quemándose antes de que se estrellara:

“Venía ardiendo el avión. Cuando yo lo vi, ya venía ardiendo de su colita. Y luego varios del pueblo lo empezaron a seguir en camionetas. Y ya cuando me iba a trabajar, oí que tronó”.

Comentarios