Manuel Peraza y Nayar Mayorquín le boleaban los zapatos a AMLO – Columna PALESTRA, de Gilberto Cervantes Rivera, poeta de Cucharas

 

Vino López Obrador a Tuxpan y Tecuala, donde volvió a escuchar quejas en contra de Manuel Peraza Segovia y Nayar Mayorquin Carrillo, los cuales levantaron un censo al vapor, dejando fuera a muchísimos afectados por el Willa y beneficiando a gente que no sacó ni un rasguño. López Obrador es un presidente con carácter, por ello se me hace raro que aun sostenga al par de socios que se la pasan tomando café todas las mañanas en el hotel La Loma, haciendo futurismo, pues Nayar quiere ser gobernador y Peraza presidente municipal de Tecuala, por MORENA, desde luego. Y para que vean que vale la pena haber sido chofer o carga maletas de un político grande, Peraza y Nayar hasta le boleaban los zapatos al máximo jerarca del país, cuando este buscaba con afán el cargo que hoy ostenta; en Nayarit tenemos mas ejemplos de estos: Roberto Sandoval Castañeda, que llegó a ser gobernador, era chofer, carga maletas y guarura de Marco Antonio Fernández Rodríguez; Mundito García Chávez, hoy magistrado presidente del Tribunal de justicia Administrativa, le organizaba al que jamás se iría de Nayarit cuando concluyera su mandato, comilonas, también le servía de chofer y cargador de maletas; Sergio Sandoval Paredes, el Güero Conasupo, la hizo de chofer de Liberato por muchísimos años y con el tiempo fue diputado local, presidente municipal de Santa María del Oro y Diputado Federal; Juan Manuel Rocha Piedra, chofer y carga maletas del legendario Manuel “Che” Rivas Allende, brincó después de ser Presidente del PRI, a la Presidencia Municipal, luego a la diputación local y después a  Desarrollo Rural siendo alcalde de Tepic, Roberto Sandoval Castañeda, quien lo hizo más tarde, Diputado federal y titular de Sederma; y así podríamos escribir decenas de cuartillas dando ejemplos de suertudos achichincles que se hicieron de mulas Pedro a salud de las influencias con el jefe. Pero se me figura que Manuel Peraza, si alguien organizara un concurso de pendejos, quedaría en el último lugar; otro panorama estaríamos observando en caso de que López Obrador hubiera nombrado al Dr. Miguel Ángel Navarro Quintero, actual senador, como super delegado de AMLO en Nayarit; para empezar, el galeno se coordinaría con el Congreso del Estado, con las autoridades de los municipios afectados y desde luego con asociaciones filantrópicas, con el propósito de ahorrarse buenos pesos en la elaboración del famoso censo que debe estar listo los primeros días del mes entrante, toda vez que López Obrador anunció que la reconstrucción inicia en febrero del presente año; una reconstrucción largamente esperada y que nos dirá de que está hecho el gobierno de la cuarta transformación. Nomás para que sepan como se las gastan Peraza y Nayar, hace unos días, lograron reunir previa convocatoria, a cien personas que levantarían el censo de los damnificados por el Willa, pero cuando les dijeron que sería gratis, a la tercer reunión solo fueron diez personas que pretendían igual que los otros noventa, ganar paquetes de 30 mil pesos para rehabilitar las casas dañadas; los constructores locales casi están en la ruina, no así Peraza Segovia, quien posee un capital nada despreciable y que bien pudiera si quisiera, cooperar con la causa revolucionaria. No nos queda mas que esperar para que el tiempo nos de la razón o nos desmienta. En Tránsito del Estado, por ejemplo, tuvo que morir El Guama para que la presente administración buscara en los archivos, probables pruebas de corrupción: taxis clonados y entre otras cosas, emplacado de carros robados; no se sabe nada, pero se dice que no existe ningún documento que incrimine a los hoy reclusos, porque todo lo quemaron; sin embargo, por haberle quitado la vida al director de Orión Informativo, estarán presos muchísimos años.  Pura especulación de igual forma en el Tribunal Superior de Justicia, no hay información oficial, las redes sociales en internet se dan gallo anunciando la captura de notificadores, actuarios, jueces y sigue diciéndose que no tardan en caer magistrados gordos y uno que otro notario público que se habría prestado al despojo de cientos de casas del INFONAVIT. En Nueva York por otra parte, continua el proceso contra Edgar Veitia, mismo que se declaró culpable de los cargos imputados por la Fiscalía. Y lo que son las cosas, allá en Estados Unidos, los narcos mexicanos son delincuentes, pero aquí en México hasta son considerados héroes del pueblo. En Nayarit, Edgar Veitia se sentía más chingón que Roberto Sandoval Castañeda; llegó un momento en que nadie pelaba al gobernador de la gente en virtud de que los ciudadanos iban con su procurador a que les resolviera equis necesidad o problema. Con el tiempo, la Comisión de la Verdad que encabeza Rodrigo González Barrios, logra acumular un paquete de reclamos de personas presuntamente afectadas por Veitia, el problema es que tales asuntos no son del dominio público y yo lo entiendo, al ex Fiscal General se le tiene miedo, por lo mismo aún está muy lejana la posibilidad de que lo extraditen para juzgarlo en México. Veitia hizo no pocos enemigos, aunque también ayudó con sus influencias a gente muy jodida que no podía salir del bote por falta de dinero; en la política se hacen cosas buenas, pero también muy malas; jugar a ser Dios nadie tiene derecho, la libertad del hombre tiene límites y cuando los seres humanos se desbocan, corre la sangre al río y se habla de injusticias.  Toñito  habló del Nayarit que encontró su padre Toño Echevarría hace 22 años; un estado en pobreza extrema y dominado por un partido político, al que volvieron a derrotar el año pasado. La reunión de ayer 28 de enero, llenó a reventar el María Magdalena; Toño y Martha Elena a la cabeza, Toñito anfitrión; los dos Petronilos, Manuel Guzmán El Tortas, Lolita y Güicho Porras, no pude ver a Flavio Fonseca, Adán Meza y Jorge Bañuelos tampoco fueron; el año pasado subió a tribuna Carlos Hernández Ibarría, al que hoy no lo vimos; Polo Domínguez, Adán Casas, Abelino Aguirre, Polo Domínguez, Juan Carlos Ríos Lara, ellos estuvieron igual que este poeta de Cucharas, desde un principio, igual que Octavio Campa Bonilla, el cual no quiso despreciar tres tacos de cochito estilo Acaponeta que regalaban a la entrada…PALESTRAZO: Manuel Cota sin moverse, conserva una segunda oportunidad por la gubernatura; sus votos fueron limpiecitos pero no le alcanzaron para ganar; la diferencia fue la alianza que llevó al poder a Toñito; si se hubieran ido solos, no le ven ni el polvo; por el PRI la buscará de nuevo el grandote de Juan José Ríos; pero ya no cometas el error de llevarte de jefe de prensa al Tico, el mil traiciones.

Comentarios