Popó de perros provoca enfermedades en la playa

 

Ciudad de México.- De acuerdo al Sector Salud, al menos una de cada 10 personas que visitan las playas y camina sobre los arenales, es diagnosticada con filariasis, enfermedad que se contagia por las heces fecales que dejan los perros y que al contacto con la arena se reproducen buscando un huésped.

Este padecimiento se ha presentado en los últimos años en muchos municipios costeros debido a que no se cuenta con una playa exclusiva para los animales y por lo consiguiente los propietarios los llevan a todos lados, ya que no tienen señalización de prohibición.

La gente no sólo camina; se acuesta en la arena, y la larva migra al entrar en contacto con la piel, produce comezón, alergia y una molestia ligera sin levantar sospechas de la persona sobre lo que seguirá después.

Las heces de los canes dejan los huevecillos en la arena o jardín, que se reproducen y buscan un huésped, como la piel del ser humano, por ello es el riesgo que se presenta en las costas.

Cuando llega a penetrar al torrente sanguíneo, la larva viaja a órganos como el cerebro, ojos, corazón, para entonces, pasó al menos más de un mes, pues la migración de la larva es muy lenta y la gente se da cuenta porque aparece una ronchita y a la semana, ésta se movió.

Desparasitar a las mascotas, no andar descalzo y estar atentos a cualquier anomalía en la piel, son las medidas preventivas que se recomiendan.

Esta es una patología frecuente en zonas tropicales y subtropicales, que satisfacen las exigencias del parásito, en la que la infección se adquiere por el contacto de la piel con suelos contaminados con materia fecal de animales infectados, y las zonas más afectadas son dorso y planta, manos, glúteos, área anogenital, tronco, muslos y piernas.

Comentarios