Viento en popa la patria amorosa prometida por AMLO en campaña – Columna PALESTRA, por Gilberto Cervantes Rivera

INFONAVIT anuncia programa de recuperación financiera, con lo cual pretende favorecer a los 600 mil usuarios que fueron despojados de sus viviendas; se sabe que la institución federal, después de darle su manita de gato a las viviendas confiscadas, las revendió hasta en 500 mil pesos, repartiendo mochadas para ganar los favores de magistrados, notificadores, jueces y notarios públicos. Esta medida, ordenada por el propio Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, derramará beneficios a los indiciados por el caso en Nayarit y otros Estados de México; tanto mi tío Pedro Antonio Enríquez Soto como mi compa Jorge Marmolejo Coronado, podrán regresar el monto recibido y luego acogerse a la libertad bajo fianza. Buena decisión la de mi Presidente sin lugar a dudas, el cual, obrando con criterios de justicia, vela por la tranquilidad familiar; viento en popa la patria amorosa prometida por AMLO en campaña; el caso INFONAVIT sorprendió a todos, pero viéndola bien es mucho menos triste que la venta y consumo de drogas sintéticas, mismas que provocan un número importante de muertes ya sea por intoxicación o por consecuencia de la disputa del mercado entre gánsteres del narcotráfico. El tema da para más, los narcos encontraron un filón de oro, la droga sintética es mil veces más barata producirla, pero su precio les genera ganancias archimillonarias. Se levantan voces exigiendo que se regrese a las drogas naturales, las que si bien perjudican la salud del que las consume, con moderación se puede vivir muchos años; pasa lo mismo con alcohol y vino, el mercado se ha saturado de bebidas adulteradas que provocan daños severos al cuerpo humano; antes también se fumaban tabacos naturales, pero con la prohibición dada en Norteamérica, el mercado negro expende cajetillas de cigarros igual de caros que los de antes, hechos con materiales desconocidos, adictivos hasta la madre y doblemente cancerígenos; desde luego que en exceso es malo incluso lo bueno, por ello siempre debemos encontrar el punto de equilibrio. Cosa que no tomaron en cuenta los señores diputados del Congreso Local, quienes aprobaron por mayoría simple, fuera de sus instalaciones, una reforma laboral competencia del Congreso de la Unión. La reforma fue propuesta por Polo Domínguez cuando este era Presidente Municipal de Tepic; la sacan de la congeladora y la aprueban, metiendo en graves problemas a todos los integrantes de la Cámara de Diputados, mismos que pueden enfrentar en breve, un recurso legal que los condene a desaparecer como poder legislativo. Me gustaría saber quien tomó la decisión de echarse encima a los trabajadores basificados no solo del SUTSEM, quienes pierden con la reforma, conquistas laborales sustanciosas como la jubilación dinámica y los 75 días de aguinaldo, entre otras prestaciones. A veces pienso que Toñito Echevarría el Gobernador ni siquiera estaba enterado y ya lo metieron en el ajo los señores diputados que ganan mensualmente mucho más que el propio López Obrador; desde luego que la bronca la tienen los honorables tribunos, porque a la hora de las definiciones, la justicia federal obrará en contra de los 30 legisladores locales que están en riesgo de perder sus curules, las cuales quedarían en manos de sus suplentes. Bajo la rectoría del Presidente Andrés Manuel López Obrador vale más irse derechitos; AMLO tiene la mano pesada y no le tiembla la mano para aplicar la ley a los de afuera y tampoco a los de adentro. La lucha contra la corrupción va en serio y eso que apenas van seis meses de gobierno; la Cuarta Transformación ya huele a Revolución; viva Villa, viva Zapata, viva el partido VIVA de mi amigo Daniel Yáñez, el cual dialogó hace unos días en la ciudad de México, con el mismísimo AMLO; anda muy contento el güerito de los ojos aceitunados; sin hacer tanto ruido superó al pastor que quiso ser Senador y eso que no le dan el lugar que merece…PALESTRAZO: a trabajar señores para hacer grande a México pero sobre todo a este Nayarit que teniéndolo todo, ya cumplió cien años de vida constitucional sin ninguna industria importante en su suelo; mano de obra tenemos de sobra, solo falta que los ricos muevan su dinero para que llueva parejo y nos mojemos todos aunque sea los talones.

Comentarios