Navarro Quintero -Columna PALESTRA, por Gilberto Cervantes Rivera

Lo anuncié con anticipación, por algo me llaman Profeta de Cucharas; primero la ley burocrática, detrás estando el innombrable Roberto Sandoval Castañeda, quien ya trae encilindrado a Toñito y Miguel Ángel Navarro Quintero, para ponerle un cuatro a la legendaria lideresa Águeda Galicia Jiménez, con la idea de guardarla adentro de una celda del Cereso Venustiano Carranza; muerto el perro no se acaba la rabia, en virtud de que los trabajadores del SUTSEM y sindicatos adheridos, tendrían el pretexto ideal para salir a las calles, desbordando la protesta que puede generar actos de violencia. En el último año de gobierno del innombrable, El Chango Boots se quedó con las ganas de ser entronizado como dirigente estatal de una organización denominada CATEM, cuyo líder nacional es el senador suplente de MORENA, Pedro Haces, el cual estará presidiendo masivo evento en el CADI el próximo domingo a las once. Pedro Haces ve a los patrones como hermanitas de la caridad y esa política pretende aplicarla localmente, para que los trabajadores alcancen un salario de 200 pesos por día, algo muy hermoso, el problema es que les estorba Águeda Galicia con su concepción clasista, por ello preparan desde ahorita un instrumento legal que la reduzca libertariamente hablando. Puede salir del Congreso del Estado, el pretexto, en virtud de que Polo Domínguez cree que la lideresa y sus pupilos, provocaron el día de la aprobación de la ley burocrática, destrozos al edificio de la Cámara de Diputados, tras enfrentarse con estudiantes de la Universidad Tecnológica, habilitados como guardias de seguridad. Eso que quedó grabado por las cámaras del Congreso, podría ser mucho peor si los enemigos de la clase trabajadora se atreven a quitarle su libertad a la lideresa del SUTSEM, misma que ya no anda sola y es protegida por miembros del SUTSEM con permiso para portar arma. No es la primera vez que la patronal del gobierno, pretende reducir a su máxima expresión el trabajo sindical de Águeda Galicia Jiménez; Rigoberto Ochoa Zaragoza, a través del difunto Sigfrido de la Torres Miramontes, le inventó que estaba en uso de un carro robado, cuestión que la obligó a esconderse para que no la encerraran, apareciendo enseguida en masivo evento donde Rigo le pidió perdón no solo a ella, sino también a los trabajadores; Toño Echevarría Domínguez, cuando era Gobernador, en el primer año le leyó la cartilla, pero gracias a la intermediación de la señora Martha Elena García Gómez, el SUTSEM volvió a brillar con luz propia, recibiendo muchísimos apoyos; llega Roberto Sandoval con el apoyo de los trabajadores de Águeda y cuando se esperaban más beneficios, Sandoval se montó en su macho, terminando con la relación laboral y dejando de meterle dinero al Fondo de Pensiones que hoy pretenden finiquitar. Águeda se planta frente a Palacio de Gobierno, durando dos largos años y perdiendo en la lucha a sus dos hermanos queridos, Lupita y Don Jesús. No gana Manuel Cota del PRI la gubernatura y se perdió la oportunidad de comprobar si el grandote resolvía el problema en cinco minutos; Toñito se compromete a pagar todo y otra vez el SUTSEM se involucra con la alianza, participando en su copioso triunfo. Águeda asegura que la batalla laboral emprendida no pretende acabar con el gobierno; fiel a sus convicciones de sostener la planta laboral, deja entreabierta una rendija por donde entre una solución benéfica para ambas partes. Pero le andan buscando tres pies al gato haciéndole caso al hoy MORENISTA Roberto Sandoval Castañeda, el cual juega al filo de la navaja en virtud de que no puede arreglar diferendos con la Unión Americana, que le tiene congeladas sus cuentas. Los pedos van contra Águeda, pero también contra la CTM y otras organizaciones de corte clasista; mi recomendación para el caballero de la política Dr. Miguel ángel Navarro Quintero es que no se meta entre las patas de los caballos y busque la forma de sumar en lugar de restar. Mejor un sindicalismo unido y fuerte, que uno fracturado por concepciones anacrónicas; Javier Delgado, líder estatal de CATEM está perfectamente identificado como alfil del innombrable Roberto Sandoval Castañeda, quien ya no aparece ni detrás de las cámaras porque todo lo que a él huela, será contraproducente para equis candidato. Navarro no tiene necesidad de ese tipo de aliados; el cargo de Senador lo obtuvo con miles de votos derechitos y según fuentes dignas de crédito, si en estos momentos hubiera elecciones para Gobernador, ganaría de calle por el partido que fuere…PALESTRAZO: la mafia no perdona a la gente que no le paga la mercancía o a la que la traiciona yéndose al lado del enemigo.

Comentarios