Se consume en Bahía de Banderas carne de animales enfermos

 

*El jefe del rastro municipal, Abelardo Guerra Sánchez, falsificó documentos oficiales para hacerse pasar como médico veterinario, por lo que no está calificado para desempeñar esas funciones. Se sacrifican animales enfermos poniendo en riesgo la salud de los bahiabanderenses y turistas.

Los habitantes de Bahía de Banderas y miles de turistas que acuden a nuestro municipio tal vez hemos consumido carne de animales enfermos durante los últimos dos años a consecuencia de la decisión del alcalde Jaime Cuevas Tello de colocar como Jefe del Rastro Municipal a un ignorante de los temas de sanidad animal, como lo es Abelardo Guerra Sánchez.

Lo anterior fue dado a conocer por el presidente de la Asociación de Médicos Veterinarios y Zootecnistas de Bahía de Banderas, Esquivel Peña, al mismo tiempo que denunció públicamente que el mencionado funcionario carece de los conocimientos necesarios para ocupar el puesto de Jefe del Rastro Municipal, el cual le fue otorgado al entregar documentos oficiales falsificados para hacerse pasar como médico veterinario sin serlo.

Para demostrar sus afirmaciones, Esquivel Peña mostró una copia de la cédula profesional que entregó Guerra Sánchez al Ayuntamiento de Bahía de Banderas en la que se observa su fotografía, su nombre y firma, con el número 2213242.

Sin embargo, al investigar en internet, Esquivel Peña encontró que la cédula profesional número 2213242 está a nombre de José Ángel Guillén Hernández, quien estudió y obtuvo su título de licenciatura en Medicina Veterinaria y Zootecnia en la Universidad Veracruzana, del estado de Veracruz. «Por lo tanto, es mentira que Abelardo Guerra Sánchez sea médico veterinario, y por esa razón, él no podía ni puede ocupar el puesto de Jefe del Rastro Municipal por su falta de preparación y conocimiento en esta área tan delicada. Lo más seguro es que muchos animales enfermos fueron sacrificados en el rastro y su carne seguramente se distribuyó en las carnicerías de la región para luego ser consumida por los habitantes y turistas, con todos los riesgos que eso significa para nuestra salud», señaló Esquivel Peña.

Así mismo, el dirigente de los veterinarios asegura que también la mujer que administra el rastro, María Elena Flores Ramos se ostenta como médica veterinaria y que tampoco lo es. «Su experiencia laboral supuestamente la adquirió en una pequeña farmacia veterinaria ubicada en San Vicente, y allí se ostenta como profesionista universitaria, sin serlo. Solicitamos la documentación de su archivo personal y esta mujer sólo tiene estudios de secundaria, lo cual no la califica para ocupar un puesto de tanta responsabilidad en un municipio tan importante como Bahía de Banderas, donde recibimos turistas de todo el mundo, muchos de los cuales seguramente se ponen mal al consumir carnes que provienen de animales enfermos», finalizó Esquivel Peña.

 

Comentarios