Muy bien recibieron los priístas de Nayarit a Ivonne Ortega – Columna PALESTRA, de Gilberto Cervantes Rivera

 

Su vida ha girado en torno a la política yucateca: ocupó los cargos de Presidenta Municipal, Diputada Local, Diputada Federal, Senadora y desde el 1 de agosto del 2008, Ivonne Aracelly Ortega Pacheco llega al cargo de Gobernadora del estado que la vio nacer. Con este hecho, la mujer originaria de un pequeño pueblo localizado en el municipio de Dzemul, estado de Yucatán, se convirtió en la segunda mujer en gobernar el estado, que en 1917 albergó el primer Encuentro Feminista, el cual tuvo como tema central el derecho de las mujeres a votar y ser votadas. Ortega Pacheco es militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde ha ocupado numerosos cargos, entre los que destacan el haber sido Líder del Frente Juvenil Revolucionario y Presidenta de la Comisión para la Integración de la Mujer. En 1998 fue electa Presidenta Municipal de Dzemul, en 2001 fue electa como Diputada al Congreso de Yucatán, en 2003 Diputada Federal por el II Distrito Electoral Federal de Yucatán a la LIX Legislatura y en 2006 Senadora de primera minoría por el estado de Yucatán. En el Senado se desempeñó como Secretaria de la Mesa Directiva, cargo que ejerció durante poco más de tres meses, ya que manifestó su intención de ser candidata de su partido al Gobierno de Yucatán en las elecciones de 2007 y pidió licencia para dejar sus funciones de Senadora. Causó por ello una gran sorpresa, ya que se enfrentó a 6 precandidatos priistas con mayor carrera política que ella, entre los que destacaba como favorita Dulce María Sauri Riancho, ex gobernadora del estado, junto con otros políticos de amplia trayectoria en el partido. El 4 de diciembre de 2006, el Comité Ejecutivo Nacional del PRI, presentó el resultado de la encuesta que Consulta Mitofsky realizó entre los 6 precandidatos priistas al gobierno de Yucatán, en la cual resultó ser Ivonne Ortega la más favorecida por los yucatecos. Por ello fue declarada candidata de unidad con el acuerdo del resto de los precandidatos y rindió protesta el 13 de enero de 2007 como candidata del tricolor a la gubernatura de Yucatán, único estado del país donde se permite el aborto legal por causas económicas. Durante su candidatura, se sumaron al PRI –en coalición– el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Alianza por Yucatán, para competir por 25 diputaciones locales y 106 ayuntamientos. El 20 de mayo obtuvo la victoria electoral con un margen cercano a los 8 puntos, la victoria más amplia en la historia moderna de Yucatán, logrando el triunfo sin controversias jurídicas o postelectorales que empañaran el proceso. El 27 de mayo de 2007, recibió la constancia que la acredita como Gobernadora electa de Yucatán al vencer a su adversario del Partido Acción Nacional (PAN), Xavier Abreu Sierra, por una diferencia de 62 mil 919 votos y el cual aceptó su derrota antes de transcurridas 72 horas. Asumió el gobierno del estado el 1 de agosto de 2007, convirtiéndose en la cuarta mujer electa Gobernadora de un estado en la historia de México; tras Griselda Álvarez, de Colima; Beatriz Paredes Rangel, de Tlaxcala, y Amalia García, de Zacatecas. En la toma de protesta, se comprometió a trabajar para que Yucatán deje de lado la pobreza. Dijo que se construiría un tren bala, se generarían 100 mil nuevos empleos y se construirían 80 mil nuevas viviendas. Ivonne Ortega recorre los 32 estados de la República Mexicana en busca del voto priista que la lleve a ocupar el máximo cargo en el comité nacional del tricolor, partido que saldrá a sufragar este próximo e inminente 11 de julio; solo votarán por Ivonne o Alito, los militantes y simpatizantes que comprueben con una credencial, que forman parte del Partido Revolucionario Institucional. Durante su primera visita a Nayarit, Ivonne encabezó ayer una reunión en conocido hotel capitalino, reuniéndose enseguida con periodistas; enseguida la vimos presidiendo en petit comité, un dialogo con militantes venidos de municipios como Tepic, Amatlán de Cañas, San Blas, Ixtlan del Río y Santiago Ixcuintla. Se recordó los mejores tiempos del PRI, cuando este partido que gobernó nuestro país durante casi 8 décadas, con un Estado protector, estructurado por instituciones para apoyar a las masas populares, usó el petróleo para financiar las actividades primarias y secundarias, preocupándose por fortalecer la familia y el poder adquisitivo del peso. Pero en un momento dado, los candidatos presidenciales se olvidaron de publicitar las conquistas revolucionarias, aliándose con sus propios enemigos para llegar o recuperar el poder, propiciando lo que en 2018 terminó en debacle, iniciando de nuevo y desde cero, una lucha sorda por remontar la cuesta y recuperar lo que el viento se llevó. Con Ivonne andan los militantes del PRI considerados como de centro izquierda, dispuestos a regresarle a México las instituciones que pretende acabar Andrés Manuel López Obrador. Aquí en Nayarit, cuando menos identificamos a representantes de tres cabezas de grupo al interior del PRI, los cuales están sumados al trabajo emprendido por Ivonne Ortega; gente de Lucas Vallarta Robles, Celso Humberto Delgado Ramírez y Rigoberto Ochoa Zaragoza; pero curiosamente le hicieron el vacío los que se sienten  hoy dueños del PRI, con Manuel Humberto Cota Jiménez al frente, quien hasta le organizó una concentración en la explanada del PRI al famoso Alito, el otro aspirante que anda pregonando que Ivonne es alfil de AMLO, cosa que desmintió la lideresa, señalando que si Alito conquista la presidencia nacional del PRI, desde ahí estará negociando con el Presidente de la República, surgido del partido que sea…PALESTRAZO: el monstruo de la inseguridad no respeta a nadie; miércoles por la tarde, en céntrico restaurant de Guadalajara, se desarrolla una balacera que pudo acabar con la vida de la familia del gobernador Antonio Echevarría García. Bueno que la presidenta del DIF estatal y sus dos hijos, sean protegidos por guardaespaldas de amplia experiencia, porque si no hubiera sido así, estaríamos lamentando otro resultado. Con todo respeto, pienso que cualquier habitante de Nayarit es tan importante como el Presidente de la República u otro funcionario, y por lo tanto debe extremarse la protección de su vida; después del incidente de Guadalajara, ya no se vale minimizar los reclamos de los familiares que buscan vivos o muertos a la gente que simplemente desapareció en un momento determinado.

Comentarios