OPINIÓN de Octavio Camelo Romero – DIFÍCIL, PERO NO IMPOSIBLE, LA INTEGRACIÓN DE LAS MICROEMPRESAS MEXICANAS AL CAPITALISMO GLOBAL

 

Por Octavio Camelo Romero

Sabemos que el 80 por ciento del comercio exterior mexicano se tiene con la economía de los Estados Unidos. Esta situación de dependencia y de cercanía nos benefició por un lado pero nos perjudicó por otro. Carlos Salinas de Gortari tuvo la genial idea de consolidar al mercado mexicano como mercado estratégico de USA y a la vez, de convertirnos en productores y abastecedores de productos estratégicos para el mercado norteamericano, desde luego con la participación del capital estadounidense y de los obreros mexicanos con bajísimos salarios, los más bajos de Latinoamérica y de China.

Esa estrategia salinista finalmente llevó al país a colocarse dentro de las 20 economías mundiales más importantes. Pero a la vez, generó una distorsión en la estructura de la economía nacional. Se generaron 2 circuitos económicos, uno orientado al comercio exterior y otro, al comercio local y regional. El primer circuito es el de alta concentración de capital y de baja ocupación de mano de obra. El otro, es el de baja concentración de capital y de alta absorción de mano de obra. Pero este desequilibrio se compensa con las remesas que hacen los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Más no obstante la interrelación comercial entre México y USA, de repente surgen los conflictos entre los dos países, sobre todo cuando llega a la presidencia del vecino país, gente con una visión proteccionista de la economía, contraria a la visión global, y a la vez, con una carga emocional de racismo y de antimexicanismo. Apropósito, la Secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, aseguró que el impuesto del 31 por ciento al acero estructural de México que el Departamento de Comercio de Estados Unidos determinó imponer a las importaciones mexicanas, es temporal porque la investigación antidumping sigue su curso y el resultado final de la misma se espera hasta finales de enero de 2020. Se trata de procesos de investigación comercial habituales en todo el mundo cuando una industria local lo solicita a las autoridades de su país al sentirse afectada por importaciones que considera se realizan por medio de prácticas desleales, como el dumping y los subsidios.

Y no obstante que el INEGI asegura que la economía no repuntará a corto plazo, según los Indicadores Cíclicos que van en picada, sobre todo, como lo muestran dos indicadores que expresan el desempeño actual de la economía y su perspectiva a futuro, los cuales profundizaron su caída entre junio y julio pasados. Con ello se advierte que la tendencia en la actividad económica, de por sí ya estancada, no repuntará. Y que aún con la detención de la baja del peso frente al dólar y, del incremento del 116 por ciento del costo de la deuda del sector público según el primer informe de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Relaciones Exteriores y el Banco Nacional de Comercio Exterior realizarán acciones de promoción económica y comercial de México en el extranjero que serán ejecutadas por la red diplomática y consular mexicana fuera del país. México cuenta con 80 embajadas y 67 consulados en 80 naciones, y a través de ellos se realizarán las acciones. Los ejes rectores de la actividad de ambas instituciones son el apoyo a las empresas mexicanas para que se integren a las cadenas globales de valor, en particular las pequeñas y medianas empresas, y el incremento del contenido nacional en las exportaciones y la sustitución de importaciones de bienes intermedios y finales. No obstante, se busca atraer inversión extranjera directa en sectores que maximicen la actividad económica en el país. En fin.

Comentarios