La opinión de Octavio Camelo – LOS CENDI’S DEL PT SON UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN

Por Octavio Camelo Romero

Desde antes de nacer y hasta los mil días de nacidos, los niños construyen un entramado de redes neuronales el cual servirá para el ulterior desarrollo de las habilidades, destrezas, capacidades, etc. Esta situación es “producto” de la interacción dialéctica de tres esferas o campos básicos: 1) el social, 2) el biológico y 3) el psicológico. Y a partir de estas premisas, se define, por un lado, a la educación como guía y directora del desarrollo del niño y, por el otro, se subdivide en educación prenatal y educación inicial. De esa manera, para este periodo de vida, la educación tiene el propósito de desarrollar todas las potencialidades del niño mediante actividades estimulativas y conforme a su maduración y desarrollo. Dado que cada niño es diferente, por necesidad de la práctica educativa, esto es, de la didáctica, se otorga una educación personalizada. Sobre esta plataforma se construirán los nuevos circuitos neuronales correspondientes a la etapa preescolar, según sea el medio social en que viva y la educación que reciba. Por lo tanto, los niños y las niñas deben recibir cierta estimulación que promueva su maduración en todas y cada una de las etapas de su desarrollo. La educación no debe detenerse en reafirmar lo ya logrado, sino que la estimulación debe concebirse como un elemento potenciador del desarrollo de habilidades, capacidades, actitudes y emociones. Ninguna cualidad psíquica, y en particular intelectual, posee una naturaleza fija e inmutable; son un producto biopsicosocial y además, son el resultado de la estimulación de las estructuras internas; por lo tanto, por su naturaleza, las cualidades psíquicas son variables, esto es, modificables. Lo interno es lo externo interiorizado o, dicho de otra forma, lo interno es la interiorización de lo externo. Por lo tanto, el aprendizaje o la vivencia es la apropiación de la esencia de los procesos externos que realiza el sujeto a través de su actividad y de su comunicación con los demás. Lo interno ya formado juega un cierto papel en determinado momento, adquiriendo fuerza, autonomía e independencia como una condición para la continuidad y ulterior formación compleja de los sistemas psicológicos. Con base en estos planteamientos, el niño o la niña, el adolescente, el joven y el adulto deberán de encontrarse inmersos en un ambiente de estimulación que por sus características se constituirá en una educación desarrolladora.
Desde 1990 el Partido del Trabajo ha impulsado en el país la creación de los Centros de Desarrollo Infantil, CENDI, con el propósito de que los hijos de las madres trabajadoras reciban educación de calidad con bajísimo costo. El propósito educativo es desarrollar todas las potencialidades del ser humano, incluso desde su vida intrauterina, hasta los 18 o 20 años en los cuales se desarrolla la región prefrontal. Por eso, bajo la rúbrica de CENDI en algunas entidades se desarrolló la educación prenatal, inicial, prescolar, primaria, secundaria y preparatoria.

Sin embargo, para la derecha neoliberal y ultraderecha, incrustadas en la basta estructura de la SEP, la experiencia y éxito educativo del PT no cuenta. Al parecer, pretenden desmantelar toda la estructura educativa de los CENDI’S e implementar en ellos, la visión burocrática de la educación. Pues en algunas entidades no solo no se les ha cubierto el pago completo del trabajo devengado, sino que están metiendo las manos a los procesos educativos para pasar de la educación personalizada que se lleva, a la educación estandarizada, de la educación integral a la educación parcial, del desarrollo de las inteligencias múltiples a la visión unilateral de la inteligencia, del enfoque dialéctico al enfoque metafísico, etc. Lo paradójico está en que la derecha antes quiso desmantelar a los CENDI’S del PT y no pudo, y ahora que tenemos un Presidente amigo, lo va a lograr. En fin.

Comentarios