Opinión del LIC. LUIS MARTÍN H. ULLOA – EL EFECTO CORRUPTOR

 

Comentarios: juris_master_ulloa@hotmail.com

Podemos señalar que el mas Alto y Supremo Tribunal de impartición de Justicia de nuestra nación ha precisado en sus quehaceres de interpretación judicial, a la luz de la Constitución General de la República, que lo que se conoce como efecto corruptor no es otra cosa que un conjunto de actos irregularmente realizados por las distintas autoridades en materia Penal, que intervienen tanto en la detención de un individuo, en la etapa de investigación y durante el proceso penal y que trascienden de manera significativa en perjuicio de los derechos fundamentales de las personas, generando como consecuencia severas violaciones a los derechos humanos, que a través de las revisiones que realizan los órganos Constitucionales vía Amparo respecto de esos actos, estos son considerados inválidos, permitiendo la eficiente defensa.
No obstante lo anterior, es de estimar que si nos permitimos hablar de actos de Tortura, esta debe ser perseguida e invariablemente castigada, de quien venga y de quien la haya ordenado y ejecutado, e inclusive tener la cultura de la acción administrativa para el caso de que el Estado, al dictar una Sentencia mediante la cual declara Absuelto a una persona por falta de elementos probatorios suficientes, solo se disculpa en el mejor de los casos, por haber retenido en prisión preventiva a esa persona durante meses o durante años, tal cual sucedía en el Sistema Judicial tradicional o sea el anterior. Hay que demandar al Estado por sus atropellos y exhigir las indemnizaciones previstas en las Leyes.
Recordemos y hagamos conciencia de que hay persecuciones políticas y de tendencias sociales y culturales y el Estado ha fabricado en muchas ocasiones innumerables delitos con el oscuro y mal intencionado fin de desaparecer del panorama social y político a aquellos luchadores sociales, que le están estorbando.
Lo anterior lo sostengo y encuentra sustento en el siguiente criterio por reiteración emanado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación que hoy les comparto.

Décima Época
Registro:2003563
Primera Sala
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Libro XX, Mayo de 2013, Tomo 1
Materia(s): Penal
Tesis: 1a. CLXVI/2013 (10a.)
Página: 537

EFECTO CORRUPTOR DEL PROCESO PENAL. CONDICIONES PARA SU ACTUALIZACIÓN Y ALCANCES.
A juicio de esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la vulneración de los derechos fundamentales del acusado en el proceso penal puede provocar, en determinados supuestos, la invalidez de todo el proceso, así como de sus resultados, lo cual imposibilitará al juez para pronunciarse sobre la responsabilidad penal de una persona. Esta Primera Sala considera que el efecto corruptor del proceso penal se actualiza cuando, en un caso concreto, concurran las siguientes circunstancias: a) que la autoridad policial o ministerial realice alguna conducta fuera de todo cauce constitucional y legal; b) que la conducta de la autoridad haya provocado condiciones sugestivas en la evidencia incriminatoria que conlleven la falta de fiabilidad de todo el material probatorio; y c) que la conducta de la autoridad impacte en los derechos del acusado, de tal forma que se afecte de forma total el derecho de defensa y lo deje en estado de indefensión. Así las cosas, cuando el juez advierta la actualización de estos supuestos, deberá decretar la invalidez del proceso y, al no haber otras pruebas que resulten incriminatorias, decretará la libertad del acusado.
Amparo directo en revisión 517/2011. 23 de enero de 2013. Mayoría de tres votos. Disidentes: José Ramón Cossío Díaz, quien formuló voto particular y Jorge Mario Pardo Rebolledo; Arturo Zaldívar Lelo de Larrea formuló voto concurrente. Ponente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Secretarios: Javier Mijangos y González y Beatriz J. Jaimes Ramos.
Aunado al anterior ejercicio ensayístico, considero oportuno agregar el mal y a veces deficiente y desinteresado desempeño de los Defensores de Oficio, por razones varias entre otras las siguientes:

a).- En las declaraciones preparatorias, solo se acercaban al final de la audiencia a firmar el expediente penal, sin siquiera revisarlo, sin darse a la tarea de conocer los elementos constitutivos del supuesto delito ( Esto en el anterior sistema penal tradicional o inquisitorio) y a veces sin entrevistar a su defenso.
b).- En el actual sistema de justicia Penal Acusatorio y Oral, se les está marcando la tendencia de facilitar todo al órgano de acusación, es decir al representante Social, dejando en evidencia su compromiso social, y faltando a las leyes que rigen su desempeño. No es que adolezcan de conocimientos técnico-juridicos, es que queda en claro su falta de compromiso social, lo cual viene a favorecer una irregular defensa en detrimento de los derechos del Ciudadano.
¿Y porqué el Estado tiene tanto empeño en que sea los Defensores de oficio los que casi siempre defienden a un reo dificultando el acercamiento a los Defensores particulares?
La respuesta es sencilla, el Ministerio Público no se puede evidenciar en sus quehaceres de acusación, alguien le tiene que facilitar sus tareas, y ese es precisamente el Defensor de Oficio, quien no cuenta con compromiso social.

Por ello es importante, cuando tengamos a un familiar o amigo detenido, no permitir que se nos imponga sin consultarnos si disponemos de algún Abogado o no, desde que lleguemos a preguntar por nuestro detenido, impongamos a nuestro defensor particular, a quien en cualquier momento podemos exigir cuentas.

Comentarios