A los malvados les gusta el chocolate amargo y el café sin azúcar, revelan

 

Los estudios arrojaron que las personas amables y cooperativas son, por el contrario, quienes prefieren alimentos dulces

New York, EU.– Un estudio publicado por el National Center for Biotechnology ha determinado que a las personas que gustan de sabores intensos como el chocolate amargo o el café sin azúcar, son malas o tienen tendencia a la maldad.

Los investigadores del Centro ubicado en Estados Unidos estudiaron alrededor de mil paladares y detectaron que quienes prefirieron los sabores amargos son personas que tienden a ser más vanidosos, desagradables, egoístas, sádicos, narcisistas e incluso psicópatas.

«Las personas disfrutan cosas que provocan miedo»

Para llegar a estas contundentes conclusiones, los científicos realizaron varias pruebas y, entre ellas invitaron a 500 personas de alredor de 35 años para que pudieran evaluar cuánto gustaban de ciertos alimentos, todo con el propósito de determinar sus niveles de tolerancia, agresión o tendencia a la violencia física.

Los resultados sorprendieron a los científicos que encontraron que las personas que preferían el café sin azúcar fueron las mismas que aseguraron disfrutar de atormentar a los demás. Además, de acuerdo con la autora principal de dicho estudio, Christina Sagioglou, «el comer alimentos amargos puede compararse con un viaje en montaña rusa donde las personas disfrutan cosas que provocan miedo».

En el mismo sentido tuvo sus conclusiones un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Innsbruck, en Austria, el cual asegura que las personas que prefieren tomar el café sin azúcar podrían tener ciertos rasgos propios de las personalidades psicopáticas. Y no se trata solo del café. En general, los individuos que tienen lo que los autores del estudio denominan «rasgos malévolos de la personalidad», manifiestan su preferencia por los sabores amargos (incluyendo al cerveza o la tónica).

Y no se quedan ahí. Los científicos aseguran que esta preferencia la pueden tener personas más propensas a mostrar signos de maquiavelismo, sadismo y narcisismo.

En el estudio de marras participaron 1000 personas de ambos sexos, y con una edad media de 35 años. Se les pidió que evaluaran su preferencia por una larga lista de productos dulces, salados, agrios y amargos. Luego, los participantes rellenaron cuatro cuestionarios de personalidad.

«Las preferencias generales por el sabor amargo resultaron ser fuertes indicadores de maquiavelismo, psicopatía, narcisismo y sadismo común», afirman los investigadores en la revista. Y, a la vez, el hecho de tener una personalidad amable, simpática y cooperativa, se correspondía con un mayor rechazo a los sabores amargos.

Lo que no explican los investigadores es las causas de este vínculo. Además, insisten en que esa preferencia «podría ser» una pista de la existencia de esas tendencias psicopáticas, pero no significa que siempre sea así.

Comentarios