Opinión de Octavio Camelo – LAS FEMINISTAS, LOS LEBARONES Y LA DERECHA TRATAN DE DESESTABILIZAR AL PAÍS

 

A la derecha en general, no le gusta la democracia. Y menos le gusta que el Pueblo trabajador, o sea, los trabajadores del país, muchos de los cuales son asalariados suyos participen en la toma de decisiones y en la fiscalización del dinero y de las obras que se realicen en sus comunidades. Eso es anormal para ellos porque estaban impuestos a que con los gobiernos tanto de la República como de las entidades federativas y de los municipios, mediante actos de corrupción conjunta, pública y privada, hacían los grandes fraudes y las grandes desapariciones de dinero público. Esa es la derecha mexicana, latinoamericana, norteamericana y canadiense. Y esa derecha llama a los Pueblos a liberarse de los sistemas democráticos, revolucionarios y justicieros. Sin embargo, para tales fines, usa la desestabilización de los países para crear la ingobernabilidad y pedir la salida de los presidentes electos o utiliza al sistema de justicia para llevar a la cárcel a quien se le oponga a sus pretensiones. Incluso amenaza con pedir la fuerza armada de Estados Unidos si sus propósitos no se ven satisfechos. Todo este conjunto de situaciones constituyen parte de lo que se llama “El Golpe de Estado Blando”. El último Golpe de Estado Blando, la derecha latinoamericana lo dio en Bolivia y, una vez que Evo renunció, masacró principalmente al Pueblo Indígena boliviano y a buena parte de la población mestiza.
En México se han dado varios intentos de realizar el Golpe de Estado Blando al Presidente López Obrador. Y el 9 de marzo se pretende desestabilizar al país con un llamado a las mujeres para que no realicen ninguna actividad, y seguramente, se presenten a alguna marcha o mitin para protestar por la violencia contra las mujeres o contra el feminicidio. Desde luego que ni la violencia en general ni los feminicidios son propios del actual Gobierno de la República. En los gobiernos anteriores, y sobre todo en los gobiernos panistas de Fox y Calderón, la violencia y los feminicidios mexicanos fueron material de consumo mundial. Sin embargo, como eran gobiernos de derecha, antidemocráticos, pues no hubo ninguna protesta de los derechosos. Más aún, el gobierno de Calderón le regala a Peña Nieto el avión presidencial. Seguramente para seguir manteniendo al sistema político corrupto del cual formaban parte.
Hoy se envalentona la derecha mexicana y los Lebarones quisieron desestabilizar al país con una marcha que fue un rotundo fracaso. Pero no cejan en su intento y llaman a las mujeres mexicanas a que el día 9 de marzo se paralice la actividad femenina. El propósito sigue siendo el mismo, desestabilizar al país, crear un clima de ingobernabilidad para darle al Presidente López Obrador un Golpe de Estado Blando. Sin embargo, ¿la pequeña y mediana burguesía que andan encabezando este movimiento aparentemente feminista, consideran que las mujeres trabajadoras, las mujeres asalariadas, dejaran de asistir a su puesto de trabajo sin el permiso de los patrones o de sus jefes? Desde luego que no. Y si lo hacen, representa una pérdida para los empresarios y una incorporación de los mismos al movimiento golpista. De ese tamaño está la situación política entre la derecha golpista y el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
El Golpe de Estado Blando lo pretenden dar en el momento oportuno. Si en estos días venideros no se puede, harán campaña para hacer que AMLO pierda la mayoría de los diputados federales y gobernadores. Con esta acción tendrían a su favor una Cámara de diputados del Congreso de la Unión, con la cual se opondrían a las modificaciones constitucionales que les perjudiquen. Pero además, tendrían las condiciones políticas para dar el Golpe de Estado haciendo que renuncie el Presidente López Obrador al perder la Revocación de Mandato.
Esos sueños de la derecha golpista no se van a cumplir porque más de 30 millones de mexicanos llevamos a AMLO al Poder Político, y porque 6 o 7 mexicanos de cada 10, estamos de acuerdo con su gobierno y lo apoyamos. Por eso no habrá Golpe de Estado Blando y Andrés Manuel seguirá gobernando a México. En fin.

Comentarios