PEDRO ANTONIO ENRIQUEZ NUNCA SE IMAGINÓ LO QUE LE DEPARABA EL DESTINO – Columna PALESTRA, de Gilberto Cervantes

 

***PERO AUN ASI HAY GENTE CREYENDO EN SU INOCENCIA Y QUE METERIA LAS MANOS AL FUEGO POR ÈL QUE PRESUNTAMENTE SE DEJÓ MANEJAR POR EL DIABLO VEITIA PARA DESPOJAR A 60 MIL FAMILIAS DE SUS CASAS DEL INFONAVIT
***LA JUSTICIA LE EXIGE MAS DE MIL MILLONES DE PESOS PARA RECUPERAR SU PRECIADA LIBERTAD, LA QUE TAMBIEN PERDIÓ OTRO MAGISTRADO, JORGE MARMOLEJO, VARIOS JUECES Y ALGUNOS NOTIFICADORES
***DESPUÉS DE SU DETENCION, LA GENTE SE PREGUNTA CUANTOS MAS PARTICIPARON AGARRANDOLE LA PATA A LA VACA; AHORA SI, PARA SER HONORABLE, HAY QUE COMPROBARLO
***EL ORO DE PORFIRIO DÍAZ DICEN QUE TERMINÓ EN UN BANCO INGLES, CON UN CONTRATO A CIEN AÑOS, EL QUE YA TERMINÓ Y DE RESULTAR CIERTO, NOS TOCARÁN 80 MIL PESOS A CADA MEXICANO; ESA ES LA HERENCIA QUE NOS DEJÓ EL BUEN PORFIRIO

Ya pasaron casi dos años y hay amigos de Don Pedro Antonio Enríquez Soto, que se niegan a creer lo que pasó con esta persona, tío del poeta de Cucharas a juzgar por su apellido que llevaba en forma honrosa mi abuelo Victorio Cervantes Enríquez. Me consta, mi tío Pedro ha vivido con el reconocimiento de ser un padre amoroso y esposo ejemplar; sus alumnos de Leyes asimismo no tienen empacho en admitir que los hubo instruido un verdadero académico; no pocas generaciones de alumnos de la UAN, dan testimonio fehaciente. También, gran parte de la sociedad, mete las manos al fuego por este hombre que llevó una vida normal hasta que un afectado de otra entidad, pegó el grito al cielo, destapando la cloaca que salpicó de corrupción al propio Pedro Antonio Enríquez Soto, en ese entonces Presidente del Tribunal Superior de Justicia y un magistrado mas, Jorge Marmolejo Coronado; varios jueces, entre ellos el sorprendente Braulio Meza Ahumada, quien fue interrogado a puerta cerrada quedando libre bajo caución; de igual forma fueron arrimados notificadores, por haberle agarrado la pata a la vaca asesinada. Las autoridades locales tuvieron que entrarle al toro por los cuernos, porque la administración federal le ordenó al INFONAVIT que hiciera justicia a 60 mil familias que perdieron sus casas en juicios amañados donde participó el titular del jurídico del Instituto, el cual cayó a la cárcel sin tocar baranda. Mucha gente estará de acuerdo conmigo que detrás de todo este enredo, se encontraba un cerebro perverso; en efecto, el Diablo Veitia que al menos dos veces por semana ocurría con el ex presidente del TSJ, es el personaje que arrastró al abismo no solo a Enríquez Soto sino a licenciados y notarios públicos que se hallan en calidad de responsables de haber avalado documentos apócrifos con los cuales despojaron de sus viviendas a un número importante de mexicanos y mexicanas. Edgar Veitia, prisionero en una cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos, aparecía en los archivos de las instituciones de seguridad nacional gringas, como dueño de la plaza en Nayarit, pero curiosamente, no existe alguna intención siquiera de pedir su extradición para juzgarlo aquí, en su patria chica. Sin el ánimo de juzgar sin conceder, considero que Enríquez Soto si sabía con quien hacía pingües negocios, pues se dice que de las cárceles salían criminales de alta peligrosidad que pagaban cantidades millonarias por su libertad. Poderoso caballero Don Dinero tenía en su nómina a encumbrados políticos y funcionarios del Poder Judicial que vivían como reyes. Maletines repletos de lana paraban en las manos de las autoridades con decisión sobre quien alcanzaba el poder de la influencia o los que por ser tan pobres como este poeta de Cucharas, no pueden agarrar todavía sol en los amplios espacios que disfrutaban cuando eran libres como el viento. La justicia federal le reclama a Enríquez Soto una cantidad que supera los mil millones de pesos para que obtenga su libertad; ¿a manos de qué político pararon los maletines que fueron llenados con el despojo de 60 mil familias que terminaron sin hogar por culpa de un grupo reducido de gente desmedidamente ambiciosa, la que está en la mira de la justicia que obra, aunque con lentitud, presionada por la propia sociedad?. Por mi suspicacia pudiera decir nombres de políticos que ayudaron a Enríquez Soto en su vertiginosa carrera en el Poder Judicial, pero finalmente serán las investigaciones las que conduzcan a la verdad de cómo sucedieron los hechos; no obstante, la vindicta pública tiene derecho a pronunciarlos en silencio para cumplir con el derecho de un pueblo que soportó agravios sin cuento durante dos sexenios seguidos. En doce años, acabó la tranquilidad de un pueblo que sigue creyendo en las instituciones emanadas por un movimiento revolucionario que empoderó el capitalismo en México, acabando con la supremacía del héroe independentista Porfirio Díaz Mori, el cual partió a Francia a bordo del buque Ipiranga, cargando toneladas de oro en barras, las que presuntamente terminaron en un banco de Inglaterra, con un documento firmado por Don Porfirio, donde establece que al término de un siglo, ese dinero debe ser repartido a las familias de los mexicanos de hoy. Sin lugar a dudas este comentario con el que casi termino mi columna, puede levantar nuestro ánimo, pues se dice que cada habitante del país, recibiría mínimo 80 mil pesos, en caso desde luego de que resulte cierto el asunto de la herencia dejada por Don Porfirio en un banco inglés, para evitar que los revolucionarios se quedaran con el oro…PALESTRAZO: también corre la especie de que Edgar Veitia dejó clavados en ocho lugares de Nayarit, inmensas cantidades de dinero en pesos mexicanos, dólares, euros y rublos; de igual forma habría lingotes de oro, joyas, piedras preciosas y documentos de casas, terrenos y tierras. El mito convertido en historia real, llevó al gobierno de Colombia, a encontrar miles de millones de dólares que había enterrado Juan Pablo Escobar Gaviria.

Comentarios