Opinión de Octavio Camelo – EL CORONAVIRUS COVID-19 Y LAS MEDIDAS PRECAUTORIAS DEJARAN MÁS VIOLENCIA SOCIAL

 

Como se informó a su debido tiempo, los coronavirus son un grupo extenso de virus comunes conformados por ARN y una envoltura viral. Pertenecen a la subfamilia taxonómica Orthocoronavirinae de la familia Coronaviridae

Se llaman así por sus puntas en forma de corona en la superficie del virus. Dependiendo de cada tipo, los coronavirus pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como bronquitis, bronquiolitis, neumonía, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), síndrome respiratorio agudo grave (SRAS-CoV), etc. La mayoría de las personas se infectan con estos virus en algún momento de su vida. Con el desarrollo de una prueba de diagnóstico de PCR, (reacción en cadena de la polimerasa), específica, se ha detectado la infección por el coronavirus de Wuhan (2019-CoViD-19)

Wuhan es la séptima ciudad más poblada de China, con una población de más de 11 millones de personas. Es un importante centro operativo de las empresas de transporte en China central, ubicada aproximadamente a 1127 kilómetros al sur de Pekín, 800 kilómetros al oeste de Shanghái, y 966 kilómetros al norte de Hong Kong. Vuelos directos de Wuhan, conectan la ciudad con Europa; había seis vuelos por semana a París, tres semanales a Londres y cinco semanales a Roma.

A México no hace mucho que llegó y los portadores tienen en común haber estado en USA, Europa, sobre todo en España y en Italia y en China. Lo criticable desde el punto de vista del carnal Marcelo es que no se cierren las fronteras. Esto porque los portadores son quienes vinieron del extranjero. Y todo porque está quedando bien con el sector empresarial que se dedica a la exportación de bienes y servicios. Seguramente anda en precampaña. Pero se seguimos con las puertas abiertas de este país, es posible que se meta el coronavirus covid-19. Y la preocupación que tenemos es que según algunas voces, México solamente tiene menos de 20 mil pruebas del virus, no hemos comprado las vacunas anti covid-19, hay desabasto de alcohol, gel antibacterial, cubre bocas, etc.

Y lo peor, es que hay desabasto de clientes para más del 50 por ciento de las unidades económicas que viven de la economía informal. Por lo regular, esta población de la informalidad fue echada de sus puestos de trabajo a causa del entreguismo prianista a los Estados Unidos. Claro que esta acción tuvo sus buenas consecuencias para los empresarios exportadores. Algunos de ellos han amasado enormes fortunas, supieron aprovechar el momento. Pero otros, que son la inmensa mayoría de los mexicanos, se sumergieron en la pobreza. Y como es natural en el capitalismo, se agudizó la contradicción opulencia-indigencia.

El problema es que esa situación de penuria, puede agudizarse aún más, porque para no morirse de hambre, los antiguos desplazados se pusieron a producir y a comercializar en pequeños establecimientos dentro de la economía informal. O sea, volverán a ser desplazados de su fuente de ingreso localizada en la mini-economía informal como taqueros, tejuineros, vendedores de tacos, de jugos, de chucherías, etc., que además abastecía a un mercado reducido, escuelas, hospitales, gobierno, etc.

Esa situación va a generar violencia, porque la gente debe comer para no morir. Y si no tiene las condiciones sociales para eso, no le queda otra opción que robar, en el mejor de los casos, esto es, robo sin violencia, porque pueden caer en manos del narcotráfico. En fin.

Comentarios