EN UN MUNDO PARALIZADO POR EL MIEDO AL COVID-19, LAS MUESTRAS SOLIDARIAS VIENEN DE LOS DE ABAJO – Columna Palestra, de Gilberto Cervantes Rivera

* LOS GOBIERNOS SE HACEN COMO QUE LA VIRGEN LES HABLA, ORDENAN CUARENTENA DENTRO DE LOS HOGARES, PERO NO PROVEEN AL PUEBLO DE AGUA Y ALIMENTO

***LOS RICOS MATERIALMENTE HABLANDO, ENSEÑAN SU VERDADERA CARETA, SOLO LES IMPORTA HACER DINERO CON EL RIO REVUELTO; PRETENDEN OLVIDAR QUE HAY UN DIOS JUSTO OBSERVANDO NUESTRAS ACCIONES PARA DARNOS EL DIA DEL JUICIO FINAL, LO QUE MERECEMOS
***PLANETA TIERRA, HARTO DE QUE DESPERDICIEMOS SUS RIQUEZAS NATURALES, LE ORDENÓ AL COVID-19 QUE FRENARA LAS ACTIVIDADES HUMANAS, PARA QUE VALOREMOS LAS COSAS BUENAS DE LA VIDA: RIOS, LAGOS, LAGUNAS, OJOS DE AGUA, MARES, OCEANOS, BOSQUES, PLAZAS PÚBLICAS, ETCETERA, LEJOS DEL ALCANCE NUESTRO HASTA QUE PASE LA CUARENTENA
***LOS GOBIERNOS APAGAN EL ALUMBRADO PÙBLICO, LO QUE NOS PERMITE OBSERVAR HERMOSOS CIELOS ESTRELLADOS Y UN AIRE LIMPIO EN LAS GRANDES CIUDADES; OJALÁ Y QUE DESPUÉS DE LA CONTINGENCIA, UTILICEMOS ENERGIAS LIMPIAS PARA MOVER AUTOMOTORES Y QUE LA INDUSTRIA, CON PLANTAS DE TRATAMIENTO, YA NO ARROJE SUSTANCIAS RADIACTIVAS A LAS AGUAS DEL PLANETA; URGENTE RECUPERAR NUESTROS ORIGENES, CUANDO LA MADRE TIERRA, SIGUIENDO EL PLAN CÓSMICO DEL CREADOR, NOS PROVEÍA DE ALIMENTO CON SOLO MOVER LAS MANOS

De las desgracias que generan vida imposible, los seres humanos debemos obtener alguna experiencia y quizás una enseñanza que nos ayude a entendernos y desde luego a comprender porque se dan las cosas. COVID-19 no es un invento, es real, entonces la ciencia tiene la obligación de explicar cómo puede manifestarse y en qué condiciones en el medio ambiente. Explicaciones racionales dicen que COVID-19 ataca los centros neuronales importantes, logrando que la víctima abra sus defensas, por donde entran fuertes cantidades de mucosa intestinal a los pulmones, provocando accesos de tos violenta y asfixia, cuando no existen los mecanismos para favorecer la expulsión de las flemas. El mundo ya habla de medicinas experimentales que pueden llegar a ser la fórmula que combata COVID-19, como por ejemplo el Cemsevir, un fármaco indicado para casos de enfermedades gastrointestinales; pero en este inter la población toma lo que gente famosa o poderosa recomienda, como Donald Trump que asegura haber encontrado curación milagrosa luego de beber cloro; por otro lado están los naturistas, quienes destacan el poder que poseen los alimentos alcalinos para impedir la propagación y proliferación del COVID-19. El ajo, combinado con jugo de naranja agria, proporciona puntos de alcalinidad superiores a los treinta puntos, mediante lo cual este bicho queda fuera de combate, ayudándole al cuerpo a expulsarlo por boca y nariz. Estas son las consideraciones biológicas del tristemente célebre virus que ya contagió un millón de huéspedes y que conservadoramente aniquiló a más de 200 mil terrícolas, en su inmensa mayoría estadunidenses; si tomamos en cuenta que somos casi 7 mil 500 millones los que habitamos el planeta Tierra, la cantidad de fallecidos resulta insignificante; desde luego que uno solo que fuera tiene una gran importancia para la gente normal, no así para los expertos en geopolítica que ven los fenómenos con criterios naturales, dándole la razón al territorio que habitamos, considerándolo como un ser vivo y que igual que sus moradores pasa por periodos de ayuno, hambruna y manos llenas. Según este criterio, en estos momentos la Tierra necesita comer no sabemos cuántos cadáveres para recuperar las grandes cantidades de petróleo que le hemos extraído y que dada su abundancia, hoy por hoy no tiene precio; la gasolina que mueve la economía, también sufre decrementos importantes, sin embargo, la parálisis provocada por el virus, la hace intrascendente; en otras circunstancias, habría supermovilidad en México. COVID-19 mantiene aterrorizado al mundo por cuestiones que pudieran explicarse si fuéramos creyentes en un ser superior que le dio amplios poderes al virus para que reconozcamos quien manda verdaderamente y no el hombre, el que no encuentra la forma de combatir a este virus que se vuelve peligroso cuando su huésped sostiene porcentajes muy altos de acidez en la sangre; está comprobado que la acidez se genera en condiciones de estrés elevado, con lo que virus y bacterias alojadas en el cuerpo, se reproducen de manera exponencial, atacando sin misericordia las defensas del organismo. Si la gente se detuviera a pensar que la bronconeumonía ha sido curada desde hace muchísimos años, quizás no hubiera aceptado entrar a un periodo cuarentenal que en el mundo paralizó las actividades productivas, mas no las sociales como la ingesta de bebidas espirituosas, la droga, la prostitución y en general la delincuencia organizada, misma que continúa trabajando, violando como es su costumbre, las leyes y reglamentos tanto de Dios como del hombre. En el mundo capitalista de todas formas, la pandemia por COVID-19, en primer término es causa de limpieza en el medio ambiente; ciudades enteras, al permanecer a oscuras para ahorrar energía eléctrica, observan con alegría, cielos hermosamente iluminados por millones de estrellas, cosa que normalmente ha pasado desapercibido en las urbes mas no en el campo, por el miedo a dormir a oscuras como recomiendan los médicos. Desde luego que no pretendo lograr que ustedes amables lectores, crean que fue un ser divino el creador de la pandemia, Dios y naturaleza, como quieran llamarle, activados por el hombre, lograron frenar por un periodo cuarentenal, las actividades normales de la sociedad, la que cada día nos horrorizaba con nuevas leyes aprobando lo que durante décadas era antisocial y anormal: Adulterio, sodomía, lesbianismo, bestialismo, fanatismos, sectas satánicas, canibalismo, contaminación, etcétera. Ojalá y que luego de pasar la cuarentena, la humanidad reflexione lo que ha perdido por abusar del libre albedrío regalado al hombre por Jehová el altísimo; de igual forma vale hacer un balance de lo que podemos avanzar si todos reconocemos que no nos pusimos a la altura del momento que vivimos: los que pudimos ayudar al que no tiene y no lo hicimos, dejándolo padecer los rigores del hambre y la sed; las condiciones materiales que siguen siendo extremas, nos deben mover a la transformación interior, a valorar la vida propia y la ajena, despojándonos del egoísmo y el afán de amasar riquezas a salud de la contingencia; COVID -19 es la oportunidad de ser cada día mejores ante los ojos del todopoderoso creador de los cielos, de la tierra y de todo lugar. El balance de la cuarentena nos dice que aun es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, a que un rico entre al cielo…PALESTRAZO: COVID-19 nos dice que ante su mortal peligrosidad, ricos y pobres, todos podemos enfermar e incluso fallecer si no nos curamos; un bicho tan pequeño mantiene a la humanidad de rodillas, imagínense cuando de algún lugar pudiera llegar una amenaza inmensamente superior; hay que estar preparados y más preparados.

Comentarios