«Primero los más pobres”: López Obrador insistió en que no habrá rescates a empresarios 

 

Ciudad de México.- Este viernes 22 de mayo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentó junto a su gabinete la baraja de créditos disponibles para personas físicas y morales por la crisis económica causada por el coronavirus.

Son siete las modalidades que el gobierno federal dispuso para atender “a los más pobres”. IMSS, ISSSTE, Infonavit, Fonacot, Fovissste, Bienestar, a la palabra, integran los créditos populares que repartirán 307,000 millones de pesos en cuatro millones de créditos.

“Es algo único porque se están destinando muchos recursos para el bienestar del pueblo, estamos hablando de millones de créditos», expresó el presidente en su tradicional conferencia matutina desde Palacio Nacional en la Ciudad de México.

«Es algo novedoso, inédito, porque son créditos a la palabra que tienen que ver con un principio que nosotros sostenemos, según el cual la mayor riqueza de México es la honestidad de su pueblo”, explicó sobre la supuesta eficiencia con la que se distribuyen los apoyos, sin intermediarios.

Entre abril y mayo se han entregado 740,709 créditos – el 10% del total -que suman 44,721 millones de pesos. La mayoría son por un monto de $25,000 pesos.

“No hay trámites burocráticos, las tasas de interés son las más bajas que pueden encontrarse, si se comparan con los créditos cuando se otorgan por la banca comercial, ni hablemos de otros créditos, verdaderamente usureros”, insistió López Obrador.

“Primero los pobres”

Consistente con la política económica que lo llevó a la presidencia, López Obrador insistió en que la prioridad de su gobierno es atender la base social antes que a las grandes empresas, para las cuales no habrá rescates.

“Esto que no se había registrado en gobiernos anteriores tiene otros componentes, lo primero es que se está fortaleciendo la economía de abajo hacia arriba. Antes, frente a una crisis se rescataba a los de arriba, empezaban por las cúpulas, las grandes corporaciones”, estableció.

“Todo lo que hace el gobierno es de abajo hacia arriba, primero a los más necesitados, primero a los más pobres, estamos en la pirámide social atendiendo de abajo hacia arriba, al 70% de los mexicanos, de los más pobres hasta la clase media media. Y el 30% de la clase media hacia arriba se benefician también, porque si hay justicia hay paz, la paz es fruto de la justicia, se benefician porque si se apoya a los de abajo se fortalece el poder de compra y esto significa que se apoye a industrias, al comercio”.

La apuesta del gobierno federal radica en que habrá circulación de dinero a pesar de la crisis.

“Puede haber crisis económica, pero si se están inyectando apoyos abajo, ellos no dejan de registrar ventas. Aún en situación de crisis, la gente está manteniendo su poder de compra y se ayudan los de arriba. El gobierno está impulsando megaproyectos para que se beneficien los de arriba”, dijo.

Comentarios