Opinión de Octavio Camelo: CHOQUE DE TRENES EN LA REPÚBLICA MEXICANA. AMLO VS GOLPISTAS

 

En este espacio escribimos en 2019 que los primeros seis desafíos que debía encarar de manera inmediata el gobierno de la República, dado el compromiso de Andrés Manuel con los mexicanos y con los treinta millones de votantes que creyeron en él, los percibíamos en dos triángulos amorosos. Uno, el triángulo “Corrupción”, “Violencia” e “Impunidad” y, el otro, el triángulo “Desempleo”, “Auto-Suficiencia alimentaria” y “Desarrollo Capitalista”.
Los escándalos de corrupción y nula voluntad política para sancionar a los culpables, constituyeron uno de los rasgos que caracterizaron a la pasadas administraciones gubernamentales prianistas, y a la vez, fueron causa directa de la histórica derrota electoral de los particos del “Pacto por México” y del triunfo avasallador de AMLO el primero de julio del 2018.
Por otra parte, el desarrollo capitalista neoliberal ha sido factor detonante de la desocupación y pobreza alimentaria de más de la mitad de los mexicanos, y de la pérdida de la soberanía alimentaria del país. Y planteamos que se requería de una reingeniería del Estado Mexicano y de su capitalismo de tal magnitud que debería devolver al Pueblo el empleo, la Justicia Social, la autosuficiencia agro-alimentaria, la tranquilidad social, etc.
Para tales efectos, planteamos que se precisaba de una alianza nacionalista revolucionaria instrumentada con un modelo de crecimiento económico y desarrollo social, que permitiera a todas las fuerzas políticas, económicas, sociales y culturales, participar conforme a sus intereses y posibilidades.
En relación con el “desempleo”, dijimos que ya sabíamos que era consecuencia del desarrollo capitalista. Mientras existan el capitalismo y la competencia entre los capitales, el desarrollo de la ciencia y la tecnología serán el campo de batalla, y su utilización en los procesos productivos y de circulación mercantil, arrojará a la calle a miles de trabajadores para engrosar las filas de los desempleados. El impulso del desarrollo capitalista no es la solución a largo plazo, aunque a corto plazo, a México si le resuelve el problema de dar empleo en aquellos lugares donde no existen inversiones de capital como son las entidades del sur-este del país.
Pero, ¿Qué sucedió? Que las fuerzas latinoamericanas de las derechas golpistas que operan en nuestro país, aliadas con los capitalistas corruptos asociados con los regímenes políticos prianistas, hicieron un frente, pero no para impulsar el saneamiento del Estado Mexicano, sino para combatir al Presidente López Obrador y pedir su destitución, ya que la moralización de la vida pública perjudicaba y perjudica sus podridos intereses. Sin embargo, el Presidente de México está decidido a seguir con su proyecto moralizador, denominado como la Cuarta Transformación, y a enfrentarlos públicamente. En Fin.

Comentarios