AMLO SE ALINEA HACIA EL CAPITALISMO-GLOBAL-TRANSNACIONAL

Por Octavio Camelo Romero

Tras la visita al Presidente Trump, nuestro Presidente López Obrador se alineo hacia el capitalismo global transnacional, para ser más preciso en el rumbo; primero enaltece la integración económica, más no política ni social, de los tres países de América del Norte, Canadá, Estado Unidos y México; en segundo lugar, exalta la presencia de la clase obrera mexicana presente tanto en la Unión Americana como en nuestro país; en tercer lugar, y para justificar su alineamiento, AMLO lamenta que del PIB mundial, los tres países de norte-américa hayan bajado su participación de más del 40 por ciento a poco más del 20 por ciento, con lo cual se justifica la integración de la región y de la apertura de los países, y en especial de México, a la inversión de los capitales transnacionales en la región y en especial en nuestro país.
Nada más falso que Andrés Manuel López Obrador tienda hacia el socialismo o hacia el capitalismo mexicano de los años 70-80 del siglo pasado; su pragmatismo lo conduce a evitar o desactivar una posible sublevación popular a causa de la desesperación por el desempleo y por la pobreza de la mayoría de los mexicanos; en este aspecto, el líder nacional determina que la “corrupción” del sistema político mexicano y, gubernamental por ende, es la culpable principal del infortunio del Pueblo de México; pero además tipifica el estar de la población como “desigualdad social”; y con estas determinaciones se propone como tarea principal, “acabar con la corrupción y con la desigualdad social”.
Su visión socio-económica y pragmática le induce a establecer un sistema operativo para amortiguar por lo menos, en corto plazo, la desigualdad social; la carencia de inversión productiva hace que haya carencia de empresas; y la carencia de empresas hace que no haya puestos de trabajo; sin puestos de trabajo hay desempleo, y los jóvenes que año con año se integran a la edad de la fuerza laboral, tampoco encontrarán donde trabajar; la desocupación provoca el malestar de la población y el que los jóvenes se integren a la delincuencia organizada; por lo tanto, para romper la cadena de este círculo, hay que buscar la inversión productiva provenga de donde provenga; por eso, si el T-MEC y norte-américa garantizan en advenimiento de la inversión a México, pues que venga y será bienvenida; en este sentido no hay ningún problema sentimental.
Empero, en el asunto de la corrupción, además de que se está haciendo lo propio por parte del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, éste logró establecer en el Tratado ciertos lineamientos anticorrupción que son coincidentes con los lineamientos de su política nacional; en este sentido su participación dentro de los tres países de América del Norte, Canadá, Estados Unidos y México, ha sido exitosa y pronto se verán los frutos; la entrada en vigor del T-MEC representa para el Presidente López Obrador, un triunfo.
Sin embargo, hay que reconocer que la formación social del Presidente de México lo ha conducido a una especie de capitalismo humanista; las políticas sociales son un buen ejemplo del humanismo de AMLO y de su sensibilidad social. En fin.

Comentarios