LA CRISIS ESTRUCTURAL DEL CAPITALISMO GLOBAL AÚN SIN TOCAR FONDO

Por Octavio Camelo Romero

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en un mensaje a los ministros de Finanzas del G-20, en el que subraya que la pandemia puede acrecentar la pobreza y las desigualdades, advirtió que «No estamos aún a salvo». El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la economía mundial, pese a algunas señales de recuperación, sigue afrontando vientos contrarios, en particular ante la posibilidad de una segunda ola de la pandemia; y anunció en junio, que esperaba una caída del PIB mundial de 4.9 por ciento este año, debido a una contracción de las actividades, mayor de lo esperado en los períodos de confinamiento. Los 11 billones de dólares gastados por los gobiernos del G-20 en ayudas a empresas y familias, han permitido evitar una crisis aún mayor, pero «estas redes de seguridad deben ser mantenidas (…), y en algunos casos, ampliadas» según Georgieva.
Los ministros de Finanzas y banqueros centrales de los países del G-20 abrieron este sábado 18 de julio de 2020, una reunión virtual sobre la recuperación de la economía mundial; estos debates se celebran mientras la pandemia sigue golpeando en todas partes, especialmente entre varios miembros de este foro, como Estados Unidos, Brasil, México o India; en este contexto, advierten al G-20, presidido este año por Arabia Saudita, de la amenaza de una crisis de deuda en los países más pobres.
En abril, los países del G-20 anunciaron una moratoria de un año sobre la deuda de los países más pobres, pero la medida fue considerada insuficiente; hasta ahora, 41 de los 73 países más pobres han podido beneficiarse de esta iniciativa, lo que les permitirá ahorrar hasta 9 mil millones de dólares, según las organizaciones Oxfam, Christian Aid y Global Justice Now; pero los 73 países deben seguir pagando hasta un total de 33 mil 700 millones de dólares de deudas de aquí a fines de 2020, según un informe de estas oenegés publicado el jueves. «Los ministros de Finanzas del G-20 tienen como misión evitar una catástrofe inminente para centenares de millones de personas» declaró Chema Vera, directora ejecutiva interina de Oxfam.
Debemos de recordar que el capitalismo es un organismo destructor creativo; destruye creando; y por su dialéctica, se destruirá así mismo para crear una nueva sociedad; los gobiernos del G20 le ayudaron en esa autodestrucción creativa, pues no previeron que la inactividad de los capitales iba a crear por necesidad una profundización de la crisis del capitalismo global que ya estaba presente. Se trataba de crear hospitales para confinar a los contagiados del covid-19 y no confinar a las familias con sus contagiados; si hubieran gastado en el confinamiento de los contagiados les hubiera salido más barato porque no se hubieran parado las actividades de los capitales, esto es, no se hubiera dejado de producir plusvalía; pero la ceguera producida por la economía política vulgar, y la autosuficiencia de sentirse condueño del mundo, llevó a los gobiernos del G20 a profundizar una crisis que ya se venía padeciendo en el capitalismo global. Esos irresponsables hoy debaten sobre cómo reactivar la economía mundial que ellos paralizaron. En fin.

Comentarios