Crecen protestas en Italia por restricciones anti-covid

En Italia crecen las manifestaciones en contra de las restricciones impuestas por el gobierno contra el covid-19.

Trabajadores y empresarios del sector turístico se quejan de que el gobierno está dando el tiro de gracia al sector.

Los hoteles y posadas de Roma están casi vacíos. Los turistas no llegan.

Los dueños de restaurantes claman por una solución que les permita sobrevivir. «Necesitamos trabajar. Tenemos que mantener la economía -dice entre sollozos Ivan Montana, un restaurantero de Turín-. De los restaurantes dependen nuestros empleados y nuestras familias. Estamos desesperados. Soy dueño de mi restaurante desde hace ocho años, y no quiero que nos vaya mal», expresó.

En las calles de las ciudades hay poco tráfico y los transeúntes escasean. «Aunque el gobierno dice que cerremos a las seis, terminamos a las cuatro porque nadie viene. Todo está desierto», comentó la propietaria de otro restaurante.

El gobierno promete un nuevo paquete de apoyo a pequeños empresarios por 4.000 millones de euros, porque la pandemia ha tomado nuevas fuerzas y parece que se endurecerán las medidas para contener el repunte y evitar el colapso del sistema de salud.

En Italia los casos de coronavirus han vuelto a superar la barrera de los 20.000 diarios, y miles de manifestantes llenan las calles y plazas públicas. Hay choques con la policía. Las barricadas impiden el tráfico vehícular.

En Turín, el fin de semana y este lunes los choques se produjeron en torno a la plaza Castello, en el centro histórico. En otra plaza, la protesta pacífica de los propietarios de bares y restaurantes dio voz a una industria que se enfrenta a graves dificultades debido a las nuevas medidas del Gobierno.

La desesperación y la angustia invade a las familias. Nadie sabe cuándo terminará esto, y por ello crecen las protestas.

Comentarios