EL PRAGMATISMO ESTÁ A FLOR DE TIERRA EN MORENA

Bastantes meses atrás, dijimos que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador estaba siendo observado tanto por apologistas como por apologetas, lo cual deberíamos de tener claro para comprender algunas voces que se refieren a la actividad gubernamental.
Dijimos que el término “apología” se refiere a un conjunto de palabras orales o escritas, referidas a la defensa o alabanza de alguien o de algo. Sin embargo, hay un elemento central que marca la diferencia, y este elemento es el “dogma”. Si se defiende o alaba algo de una manera racional o científica entonces se es un apologista. Pero si se hace de forma dogmática, se es apologeta.
Apologeta es la persona que cultiva la apologética. Y la apologética es la parte de la teología que se ocupa de demostrar y defender la verdad de los dogmas. Los apologetas cristianos hacen la defensa del cristianismo, en las distintas versiones del mismo. Como la teología ha sido tradicionalmente cultivada por hombres, por razones históricas se documenta el uso del artículo masculino en plural, aunque por su terminación, es común en cuanto al género, a los artículos, el o la, para referirse al apologeta.
Por lo tanto, es conveniente no confundir los dos términos: apologeta y apologista. Apologista es una voz que pertenece a la misma familia léxica pero de sentido opuesto al del apologeta. De se refieren al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador aunque de forma distinta. Los apologistas tendrán una referencia científica y crítica mientras que los apologetas se referirán de manera dogmática al Gobierno.
Es obvio que en el país se hay tanto apologetas como apologistas de la cuarta transformación. Sin embargo, por carecerse de la visión y divulgación científica, algunos apologetas han abandonado la expectativa de la 4T y se han convertido, no solo en detractores, sino en aliados de la derecha que pretende darle Golpe de Estado Blando al Presidente López Obrador. Y al abandonar la expectativa de la Cuarta Transformación por su visión no-objetiva de la realidad mexicana, con sus críticas negativas se está debilitando además, la base social, política y electoral del Partido Político MORENA y del Gobierno de AMLO.
MORENA en cuanto Partido, está regido por sus Documentos Básicos. Pero en cuanto Movimiento, está regido por la democracia participativa dirigida por su único líder, este es, Andrés Manuel López Obrador. Por tal motivo, aunque parezcan lo mismo, en la práctica no lo son. El Partido y Movimiento no son lo mismo. MORENA como partido es una cosa y MORENA como movimiento es otra distinta. Y eso se acaba de ver y comprobar en las elecciones locales pasadas en algunas entidades federativas.
Todo esto viene a colación porque con un falso pragmatismo, la dirigencia del Partido Morena invita a contender por la candidatura partidista para Gobernador de Nayarit a algunos connotados nayaritas pero no invita por lo menos a dos destacados ciudadanos, al Dr. Gustavo Cervantes y al Lic. Antonio Chumacero Gómez. Pero además, esto nos viene a mostrar que en MORENA, además de los apologetas y apologistas, están los pragmáticos. Y por lo que se observa, estos últimos no quieren a los demócratas. En fin.

Comentarios