Joe Biden, de 78 años, se vacunará contra el covid-19

Estados Unidos.- Mientras por un lado se anunció que el próximo lunes el presidente electo Joe Biden y su esposa Jill Biden recibirán una primera dosis de la vacuna Pfizer en Delaware», por otro lado el presidente Donald Trump afirmó que la vacuna contra COVID-19 del laboratorio estadounidense Moderna fue aprobada.

La vacunación de Biden se hará «en público» para enviar el mensaje de que la vacuna es «segura».

Así mismo, la futura vicepresidenta, Kamala Harris, se vacunará la semana siguiente.

También se espera que la aplicación de la vacuna sea pública o difundida en redes sociales para generar confianza entre los estadunidenses.

El actual vicepresidente, Mike Pence, que ha estado coordinando la lucha contra la pandemia desde la Casa Blanca en los últimos meses, recibió el viernes la vacuna Pfizer/BioNTech en un evento transmitido en vivo por televisión.

«Construir la confianza en la vacuna es lo que nos trae aquí esta mañana», dijo el vicepresidente después de ser vacunado en la Casa Blanca con su esposa.

La presidenta del ala demócrata en el Congreso, Nancy Pelosi, también fue vacunada el viernes. «Hoy, con confianza en la ciencia (…), recibí la vacuna contra el covid-19», escribió en Twitter la legisladora de 80 años.

Estados Unidos se preparaba este viernes para aprobar una segunda vacuna contra el covid-19, la del laboratorio estadunidense Moderna, una semana después de que la de Pfizer/BioNtech -la que se inyectó a Pence- obtuviera el visto bueno de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Pese a todo ello, los pacientes que ya estaban enfermos abarrotaban las salas de emergencia y las unidades de cuidados intensivos en California, que ahora es un epicentro mundial de la pandemia.

Otras 41.000 personas dieron positivo en el estado más poblado de Estados Unidos el jueves y 300 murieron, dijeron los funcionarios de salud pública. En el estado con 40 millones de residentes, sólo unas 1.200 camas de cuidados intensivos estaban disponibles el viernes, apenas el 2,1% del total, según el Departamento de Salud Pública de California.

Comentarios