Por asalto al Capitolio, Donald Trump va a segundo juicio político

 

La Cámara de Representantes avaló un segundo juicio político contra Donald Trump por «incitación a la insurrección», tras el asalto al Capitolio, del pasado 6 de enero.

Con 232 votos a favor, incluyendo el de 10 republicanos y ante el argumento de la representante demócrata, Nancy Pelosi, de que el presidente saliente es un «claro y presente peligro» para Estados Unidos, se envió el artículo de acusación al Senado para que allí se lleve a cabo el proceso.

El pasado 12 de enero, Nancy Pelosi anunció los nombre de fiscales que defenderán la acusación contra Trump ante el Senado, cuyos gestores serán: Jamie Raskin, Diana DeGette, David N. Cicilline, Joaquín Castro, Eric Swalwell, Ted Lieu, Stacey Plaskett, Madeleine Dean y Joe Neguse.

Previo a la aprobación de la Cámara de Representantes, Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, señaló que no convocaría antes a los senadores para que reanuden sesiones, el 19 de enero, es decir, el proceso del juicio contra Trump se hará con él fuera del poder.

La función del Senado será convertirse en el tribunal en el que deberá juramentarse a los senadores que actuarán como el jurado y debatirse la acusación, que para dicha labor deberán permanecer incomunicados en la sala; los gestores o fiscales deberán presentar sus argumentos para sustentar la acusación, mientras tanto Trump contará con unos abogados que se encargaran en el proceso de su defensa.

Para que sea “condenado” se requiere del voto de una mayoría de dos tercios, que de no conseguirlo se repetirá lo del pasado 5 de febrero, que lo absolvieron. Sin embargo, si es declarado culpable, al magnate se le podría prohibir ejercer cargos públicos, lo que ya no le permitirá competir por el cargo del presidente como se cree que es su intención.

Comentarios