CIENFUEGOS PONE A PRUEBA A LA SOBERANÍA NACIONAL Y A AMLO

Por Octavio Camelo Romero

La agencia de espionaje norteamericano DEA, durante varios años estuvo espiando a 2 sujetos del llamado “crimen organizado”. Logra interceptar sus celulares y tener acceso a su intercomunicación. Uno de los 2 es jefe y el otro subalterno. El subalterno le dice al jefe que hay un tercer implicado al cual denomina “el padrino” que es quién les da protección. Y describe al padrino como chaparro, gordo y que tiene un hijo. Los espías norteamericanos consideraron que el padrino es el General Salvador Cienfuegos, quien es alto, atlético y no tiene hijo, en su lugar tiene 3 hijas. El General y su familia viaja a EEUU por lo menos 2 veces. En la primera visita no lo detienen sino hasta la segunda, que se da en pleno proceso electoral norteamericano y lo vinculan a proceso electoral entre Trump y Biden, representando cada uno, respectivamente a los republicanos y a los demócratas. Pero, ¿Qué pretendieron los de la DEA con la detención de Cienfuegos, quien es exsecretario de la Defensa Nacional, en pleno proceso electoral de EEUU? ¿Acaso es una reprimenda al ejercito mexicano por estar apoyando al Presidente López Obrador? Y/o ¿Acaso es una represalia contra AMLO por haber asistido a la Casa Blanca a tener un encuentro con su homólogo Donald Trump?
Ante los reclamos de México por haber espiado a un alto funcionario mexicano sin haber notificado al gobierno de la 4T, las autoridades judiciales norteamericanas, les entregan a las correspondientes autoridades mexicanas, al General Cienfuegos con todo y expediente para que México lo investigue y proceda conforme a su resolución. La Fiscalía General de la República investiga al General y desestima las pruebas aportadas por la DEA por inconsistentes, y a escasos días de la toma de posesión de Biden, otorga la libertad al implicado.
Los espías norteamericanos ya sabían que esto iba a suceder por la calidad de las pruebas que mandaron. Pero, ¿Qué pretenden? ¿Acaso enfrentar a los presidentes de México y EEUU? ¿Acaso hacer aparecer al gobierno mexicano como “más de lo mismo”? ¿Acaso predisponer a Biden para que apoye el “golpe de Estado blando” que le quieren dar al Presidente López Obrador? ¿Acaso quieren cambiar la estrategia contra el crimen organizado e inundar de armas como se hizo con “rápido y furioso”?
El Presidente de México tomó la decisión de transparentar el caso Cienfuegos; publicar el expediente con todas las pruebas que mandó la DEA, lo cual ya inició el proceso; pedir opinión a expertos; someter a escrutinio del Pueblo la resolución legal y la opinión política de su gobierno; etc.
Desde luego que a las autoridades norteamericanas no les hizo gracia el asunto de la transparencia, y menos ahora que se publicó en el diario oficial de la federación, la ley que regula la actividad de los espías extranjeros y legitima el espionaje; según esta ley los espías deben informar a las autoridades mexicanas, periódicamente de sus actividades. Y menos les gusto que AMLO hubiera dicho que fabricaron un delito contra Cienfuegos. En fin.

Comentarios