LOS UNIVERSITARIOS RESISTEN LOS ATAQUES DE LA DERECHA

Por Octavio Camelo Romero

El planteamiento de la privatización de las universidades no es nuevo. Tiempo atrás lo planteo el Banco Mundial y lo corearon el Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y demás organismos multilaterales del capitalismo transnacional.
Su lógica es muy simple. La educación superior debe convertirse en mercancía y por lo tanto, pertenecer al ámbito privado, a la esfera de las inversiones del gran capital transnacional. Pero, además, la educación superior debe estar al servicio de dicho capital, al servicio de los grandes negocios, tanto preparando a sus asalariados como a sus ejecutivos y, sobre todo, desarrollando la ciencia y la tecnología ahorradora de mano de obra. Desde esta perspectiva, el acceso a la educación superior solamente lo tendrían quienes pudieran pagarla, o sea las capas media y alta de la burguesía. Esto equivaldría a impedir que se supere la inmensa mayoría de los mexicanos que se encuentran en situación de pobreza. Pues bien, este es el fondo del asunto.
La derecha y sus portavoces han aprovechado la lucha contra la corrupción del Presidente López Obrador para denigrar a los templos populares del saber universitario y, en juicios sumarios, pedir su desaparición como Instituciones Públicas al servicio del Pueblo. En el caso de la Universidad Autónoma de Nayarit ya lo había planteado el señor padre del actual gobernador, el CPT Antonio Echevarría Domínguez, el requerimiento de clausurar a la UAN. Hoy, con el gobernador Lic. Antonio Echevarría García, en el fondo surge el mismo planteamiento, la privatización de la UAN.
Se argumenta que ha habido excesos de algunos personajes universitarios. Pero, ¿Por qué hasta hoy se fijan en esos excesos? ¿Por qué en el pasado no se fijaron en tales excesos? El exgobernador Echevarría Domínguez en su pasado fue incluso funcionario universitario. ¿Qué ocurría en el pasado de la UAN que la Autoridad no visualizaba los mentados excesos? La respuesta es obvia. La Universidad de Nayarit, la UniNay, es creada por el entonces gobernador del Estado, Dr. Julián Gascón Mercado, y en cuanto tal, surge como una extensión del gobierno del Estado. Posteriormente con el gobernador Lic. Roberto Gómez Reyes se otorga la Autonomía a la universidad, para pasar a ser, Universidad Autónoma de Nayarit. Sin embargo, sigue siendo como una extensión del gobierno. ¿Qué sucedió en todo ese periodo de gobiernos, incluyendo al gobierno del general Flores Curiel? Pues que la universidad seguía siendo una extensión del gobierno. Por lo tanto, se requería de ciertos personajes que garantizaran estabilidad política al interior del centro educativo. El problema para tales personajes surge cuando se independizan y se plantan como contestatarios al gobierno, local y nacional. Pero, ¿Por qué la autoridad no actuó en el pasado? ¿Acaso hubo complicidad? No pudo haber habido complicidad, pero si tolerancia.
Como consecuencia de todo ese pasado tortuoso, la UAN cae en una crisis estructural, pero sin descuidar su calidad educativa. Actualmente cuenta con más de 100 investigadores incorporados al Sistema Nacional de Investigadores y con más de la mitad de sus docentes con perfil promep. Es la Institución líder en lo académico y la peor pagada. Y por si fuera poco, no solo a su personal le han recortado las prestaciones laborales sino que ni siquiera le pagan. Tanto el gobierno local como el federal se han desentendido de la educación universitaria y han dejado de cumplir con sus obligaciones constitucionales. Por eso a los universitarios de la UAN no les quedó otra más que irse a la huelga por incumplimiento del contrato colectivo de trabajo. La derecha los agrede, pero el Pueblo los respalda. En fin

Comentarios