CONTRA DE LA CIENCIA A FAVOR DE LA 4T: CIENTÍFICOS NEOLIBERALES

Por Octavio Camelo Romero

Entre los científicos neoliberales gran revuelo ha causado la idea de poner la ciencia al servicio de la 4T. Lo menos que han dicho es que con López Obrador se está en un gobierno absolutista que pretende imponer su voluntad y su pensamiento como voluntad y pensamiento únicos. En su arenga simulan defender la Autonomía Universitaria diciendo que ésta desaparecería porque ya no sería financiada por el Gobierno la “libre y autónoma” investigación científica. Están en contra de que se forme una instancia, una especie de colegio político-científico, encabezado por el Presidente de la República, la titular del CONACYT y los Secretarios del Gobierno de la República más invitados sin derecho a voto, quienes determinarían las líneas y políticas de investigación conforme a los intereses y necesidades de la “Cuarta Transformación”, de la 4T. Y los científicos neoliberales proponen que se siga como se está hasta el momento presente, esto es, con privilegios para algunas pandillas que se han apoderado de los espacios o de las instancias de investigación, tanto al interior de las Instituciones de Educación Superior como en los centros privados al servicio de las empresas o del capital nacional y extranjero.
Cuando surge el capitalismo, allá por los siglos XVI-XVII, la ciencia y la tecnología tuvieron su auge. Se trataba en aquel entonces de resolverle el problema al naciente capital, de la fuerza motriz y de las máquinas herramientas. Fruto del éxito científico-tecnológico de aquel entonces, la sociedad capitalista celebró la Revolución Industrial en el siglo XVIII.
Posteriormente, al inicio del siglo XX, con el triunfo leninista de los Soviets en un país atrasado y con malformaciones económicas, se inicia una nueva etapa para la ciencia y la tecnología, la etapa de la ciencia al servicio del Poder Soviético. Y con Stalin a la cabeza, la URSS pasó de ser un país atrasado, a ser una potencia mundial al término de la segunda guerra mundial. La herencia soviética ha hecho de Rusia contemporánea una potencia militar, quizás el país con mayores recursos de destrucción biológica masiva.
Con el debilitamiento económico de la URSS, en las décadas 70-80 del siglo XX, surge otro momento histórico, el advenimiento del neoliberalismo, esto es, la guerra contra el Estado Benefactor y la liberación de los mercados de mercancías y del mercado financiero. La ciencia al servicio del Estado Neoliberal dio como resultado el capitalismo transnacional que conocemos como “globalización”.
Al final del siglo XX e inicios del siglo XXI, la ciencia y la tecnología se ponen al servicio del gobierno comunista chino, y China, de ser un país semifeudal, tuvo un espectacular crecimiento y desarrollo que la pone como la segunda potencia económica en el mundo, después de Estados Unidos.
Los científicos neoliberales mexicanos están en contra de cualquier acción que realice el Gobierno del Presidente López Obrador, porque son parte de esa derecha golpista y corrupta que ve extinguirse sus privilegios. La ciencia y la tecnología al servicio de la 4T es una necesidad para el desarrollo autónomo e interdependiente del país. En fin.

Comentarios